Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Y si en vez de las calorías supieras los km necesarios para quemar lo que comes?

Corrertelecinco.es

Una 'doble cheeseburguer' se puede medir en 500 calorías o en 9 km corriendo para quemarla. ¿Tiene el mismo efecto si sabemos el tiempo que tardaremos en eliminar las grasas que consumimos? Según un estudio, este nuevo método es mucho más impactante y permite concienciar acerca de los malos hábitos de alimentación. Es la propuesta de unos investigadores del Instituto de Salud Pública de Baltimore, quienes pretenden que estos datos aparezcan en las etiquetas de los productos.

Una botella de refresco de cola de 500 ml contiene 210 calorías, más del 10% de la cantidad diaria recomendada para una mujer. Pero los científicos estadounideneses aseguran que estos datos son insignificantes para la mayoría de la población. Sin embargo, si informamos al consumidor de que tardará 6,7 km corriendo para quemar el refresco, o 42 minutos andando, el mensaje será mucho más efectivo.
Los expertos del Insituto de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg han comprobado que los adolescentes a los que se les ofreció esta información, escogieron bebidas mucho más saludables que cuando solo conocían las calorías que lo formaban.
Otros científicos han pedido que esta medida se lleve a cabo en los restaurantes de comida rápida. Afirman que si en un menú apareciese que para quemar una doble cheesburguer necesitaremos caminar 9 km, los clientes optarán por consumir una hamburguesa más pequeña en las que 'solo' tendrán que andar 4,1 km.
La líder del estudio, Sara Bleich, señala: "La gente no termina de entender lo que supone que un refresco contenga 250 calorías". "Lo que nuestro estudio ha encontrado es que cuando explicas las calorías de una manera más sencilla de entender, como en cuántos kilómetros andando necesitas apra quemarlo, puedes cambiar el comportamiento de los consumidores", concluye la investigadora en el portal Daily Mail.