Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cambio del estado de ánimo puede estar en el sabor de algunos alimentos

Sandíatelecinco.es

Un estudio presentado en el último Congreso de la Sociedad Química Americana que se celebra estos días en Philadelphia (Estados Unidos) han observado similitudes químicas entre el ácido valproico y el sabor de algunos alimentos, lo que podría fomentar su consumo para estabilizar el estado de ánimo al igual que este compuesto, utilizado para el tratamiento de los cambios de humor en pacientes con epilepsia o trastorno bipolar.

Este hallazgo se suma al previamente observado en el chocolate y algunos otros alimentos ricos en ácidos grasos omega 3, que ya han demostrado efectos positivos en el estado de ánimo de quienes los consumen, según ha explicado Karina Martínez Mayorga, química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que realizó dicho trabajo cuando pertenecía al Instituto Torrey Pines.
Esta experta reconoce que este estudio resulta de interés no sólo en la industria farmacéutica sino también para la alimenticia, aunque advierte de que se han centrado en cambios de ánimo poco severos.
En concreto, en la investigación todavía en curso se han utilizado técnicas de quimioinformática --la aplicación de métodos informáticos para resolver problemas químicos-- para examinar las estructuras químicas de más de 1.700 sabores de alimentos y conocer sus similitudes con los antidepresivos comercializados.
Por el momento han encontrado parecidos químicos con el ácido valproico, de ahí que estén barajando la posibilidad de iniciar estudios experimentales que corroboren tal asociación y, en última instancia, elaborar una base de datos con recomendaciones dietéticas en función de sus efectos beneficiosos del estado de ánimo.
No obstante, ha insistido en que "el hecho de comer alimentos que pueden mejorar el estado de ánimo no significa que puedan ser sustitutos de los medicamentos antidepresivos prescritos", advirtió Martínez Mayorga.