Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con la casa a cuestas

Se ve toda la vida sobre ruedas, en el futuro se comprará una furgo más grande donde pueda meter la bici, el equipo de buceo, el kajac... La que tiene en la actualidad tiene de todo excepto lavadora: cocina, calefacción, baño, ducha, televisión, ordenador... Fran hace vida en un espacio de 6 metros de largo por 3 de alto en el que invirtió 90.000 euros en su día. No se arrepiente. Como todos los amantes de las furgonetas asegura que mucha más gente practicaría este tipo de turismo si las leyes de pernocta fueran menos restrictivas y denuncia que en este país se sigue viendo a los autocaravanistas como hippies o maleantes.
Julio, sin embargo, no se ve toda la vida viviendo en un vehículo. El suyo es bastante más pequeño: cuatro metros y medio por dos cuarenta y no tiene ducha. A los 32 años Julio decidió cambiar su profesión de cocinero por su pasión por la montaña y convertirse en guía. Ahora estudia en Avilés, donde se forma en la escuela del deporte. Como no puede desplazarse cada día desde León, donde comparte casa con su novia, ha decidido vivir en su furgoneta entre semana y ahorrarse así un alquiler. Vivir en la furgo le sale por unos 250 euros al mes. Fran y Julio nos abren las puertas de sus casas rodantes para que conozcamos un poco más a fondo su estilo de vida.

¿Quieres denunciar una situación o enviarnos alguna sugerencia? Contacta con nuestro equipo de Reporteros en los teléfonos 91/395 93 08 - 91/395 95 41 o mándanos un email a reporteros@informativost5.com. Gracias por tu colaboración.