Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La castidad a debate

El arzobispo de Viena ha colocado el debate en la calle. Es el celibato en la iglesia una causa directa de los abusos a menores? Llevamos el debate a la calle, a los fieles y también a los curas. Hablamos con un sacerdote que dejó los hábitos para casarse, y que ahora defiende algo, de momento, que no se ha planteado la iglesia: que el celibato sea opcional dentro de la iglesia católica.
El debate se mantiene más en la calle que en las altas esferas eclesiásticas. Nos ponemos en contacto con la conferencia episcopal para conocer su opinión, pero nos dicen que no van a hacer declaraciones.
La iglesia se sigue manteniendo hermética en este tema. Conocemos a Teresa y a Andrés. Él empezó su vida religiosa con tan sólo doce años. Fue seminarista y luego sacerdote hasta el año 1979.
Justo cuando conoce a Teresa, un mujer de familia muy religiosa. Se enamoran y deciden casarse.
Desde entonces luchan al frente de una plataforma para que los curas puedan elegir si respetan o no el celibato, y lo hacen sin que la iglesia reconozca su postura."Muchos obispos no están de acuerdo con el Papa en este tema, yo les pido que sean valientes, que digan lo que opinan", dice Teresa.
Piden a la Iglesia más flexibilidad en ciertos temas, que evolucione y que se abra a nuevas posibilidades. Sobre la relación entre el celibato y los abusos a menores por parte de sacerdotes, creen que no hay una relación directa.
"Pero si la iglesia permitiera vivir una sexualidad sana a sus sacerdotes, habría menos pederastia", asegura Andrés. Nos desplazamos a Valladolid para conocer al Padre Manuel Villa.
Ahora lleva sotana y ofrece misas, pero estuvo casado y tiene cuatro hijos y doce nietos.
Cuando su mujer falleció hace unos años llegó la vocación y se hizo sacerdote. "Eso es el pasado" dice cuando habla de sus años en familia. En estos casos la iglesia sí permite que los hombres puedan ser curas.
Le preguntamos también su opinión sobre la posibilidad de que el celibato sea opcional. Nos contesta que a eso tienen que responder sus superiores, que no tiene autoridad para responder algo así.
En la puerta de una iglesia madrileña preguntamos también a los fieles cuando salen de misa. La respuesta es casi unánime: "Los sacerdotes tienen que dedicar su vida a Dios y a los fieles, una familia desviaría su atención, tiene que ser como toda la vida".
Tan sólo un par de personas nos hablan de la necesidad de que la Iglesia se más flexible en estos temas.