Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La celebración se salda con 21 detenidos y más de 70 heridos en Barcelona

La celebración de la victoria de España en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica se ha saldado esta madrugada con 21 detenidos y 74 heridos en la ciudad de Barcelona, donde se han producido incidentes en varias zonas de la ciudad, ha informado la Policía autonómica. Los detenidos están acusados de desórdenes públicos, lanzamiento de objetos, daños en el mobiliario urbano y quema de contenedores y vehículos, entre otros incidentes, así como de causar desperfectos en 16 vehículos de los Mossos.
De los 74 heridos, de los que 9 son agentes de los Mossos y 3 de la Guardia Urbana, un total de 21 personas fueron trasladadas a centros hospitalarios, según los Mossos.
Por su parte, el Servicio de Emergencias Médicas de Catalunya ha elevado a 78 las personas atendidas por diferentes lesiones en Barcelona, como traumatismos y golpes, luxaciones, heridas por cristales e intoxicaciones etílicas. De éstas, según el SEM, 22 fueron desplazadas a hospitales de la capital catalana.
Unas 75.000 personas celebraron la victoria de la selección española en la Avenida María Cristina, donde el ayuntamiento instaló una pantalla gigante para seguir la final del Mundial.
Según los Mossos, tras el partido, unos 20.000 seguidores continuaron la celebración en esta zona de Barcelona, donde de madrugada se produjeron incidentes como la quema de árboles en la avenida y frente al Museo Nacional de Arte de Catalunya, y de un camión en la calle Rius i Taulet.
En la vecina Plaza de España, el túnel quedó cortado por los manifestantes y un vehículo intentó atropellar a un grupo de personas al maniobrar en un cambio de sentido.
Los disturbios en esta zona se prolongaron hasta las 3 de la madrugada cuando los Mossos tuvieron que dispersar a varios descontrolados que habían lanzado varios objetos contra el cordón policial.
En la Rambla de Canaletas también llegaron a concentrarse hasta 20.000 personas, según datos de los Mossos, y tuvieron que intervenir sobre las 3 de la madrugada cuando un grupo de unas 400 en estado ebrio se lanzaban botellas y material pirotécnico entre ellas.
En la plaza Artós, en el distrito de Sarriá, los agentes también actuaron para frenar a un grupo de jóvenes que había montado barricadas con contenedores para cortar el tráfico.
Durante el dispositivo de seguridad con motivo de la final del Mundial de Fútbol y la posterior celebración, la Guardia Urbana de Barcelona también decomisó más de 8.000 latas a vendedores ambulantes, además de camisetas y bocinas.