Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No hay ni para chuches"

José Luis, un pequeño tendero madrileño, sentencia: "No hay ni para chuches". Y como él, la mayoría de empresarios de un barrio situado al norte de Madrid coinciden en repetir que "la gente no sale" y "no consume". Todos explican que desde septiembre o noviembre de 2008 la crisis se siente de forma más que notable. Estos son algunos testimonios:  
Susi, responsable de la cafetería Curioso Lugar , nos explica que desde hace al menos tres meses han notado como han bajado mucho el número de clientes. "Llevamos cuatro años aquí y desde noviembre estamos peor que el primer año que nadie nos conocía en la zona", explica. Asegura que todos los comercios de la zona están en la misma situación. Además, ha comentado que los clientes pagan con tickets-restaurantes. La gente prefiere traerse la tartera de casa antes que gastarse su propio dinero, argumenta. Ver Vídeo
 
 
José Luis, regente de la tienda La Alacena , también tiene muy claro que en los ocho años que lleva al frente de este negocio nunca ha vivido una situación así. Entra menos gente, afirma, y él que entra se lleva alimentos básicos, nada de dulces, ni golosinas. "No hay ni para chuches", sentencia. Ver Vídeo
 
 
Ariel, camarero de La Galiana , insiste en que hay mucha menos clientela. La gente ya no come ni enn bares ni en restaurantes, comenta. Se nota que los trabajadores prefieren la cafetería del trabajo, que suele tener precios más económicos, y los que comen fuera suelen hacerlo con tickets que les da su empresa, explica. Ver Vídeo
 
Ante esta situación puede que la inciativa de un hostelero londinense no sea mala. Un restaurante serbio de la capital británica ha decidido confiar en el buen criterio de sus clientes y dejar que sean ellos quienes decidan cuánto deben pagar.
EB