Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez declara en concurso necesario a Viajes Crisol, filial de Marsans

Trabajadores de Viajes Marsans se manifestaron esta mañana ante la sede de la CEOE, para protestar por el impago de sus nóminas y la situación de la empresa. Los representantes sindicales de los trabajadores tienen la convicción de que Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la patronal, y su socio Gonzalo Pascual "siguen detrás de este oscuro proceso", después de anunciar la venta de Marsans a la sociedad Posibilitumm Business el pasado 9 de junio. EFEtelecinco.es
El Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid ha declarado en concurso necesario de acreedores (antigua suspensión de pagos) a Viajes Crisol, perteneciente al Grupo Marsans, pero ha acordado que Posibilitum, la sociedad que compró el grupo el pasado 10 de junio, conserve las facultades de gestión.
En un auto publicado hoy, la titular del Juzgado, Ana María Gallego, señala que los datos de Viajes Crisol hacen que sea "obvia" la dificultad para gestionar la empresa, por lo que "resultaría inadecuado para la continuidad de la normal actividad que las facultades de administración de la concursada se vieran sustituidas por la administración concursal".
En tal caso, opina que los administradores concursales "se verían abocados a dirigir una empresa sin conocimiento de los órganos directivos o administrativos o de las líneas de actuación".
No obstante, indica que aunque los actuales gestores conservan las facultades de administración del patrimonio de la empresa, su ejercicio estará sometido a la intervención de los administradores concursales, y el Juzgado podrá suspender dichas facultades.
El auto subraya que la situación de sobreseimiento general de los pagos "se deduce de los impagos evidenciados con las distintas solicitudes del concurso necesario, además de reconocerse en la propia solicitud cuando se expone que se encuentra en estado de insolvencia actual".
Para la magistrada, la incapacidad de Viajes Crisol para cumplir con sus obligaciones de pago también se evidencia "con la comparación entre la cifra de negocio de la empresa y las deudas inicialmente acreditadas".
El concurso se ha calificado de necesario porque fue instado por un acreedor, en este caso la empresa Mapatours, que presentó la solicitud el pasado 26 de mayo para Viajes Marsans, Viajes Crisol y Rural Viajes.
Esta solicitud llegó antes de que la dirección de Viajes Crisol formulase su solicitud de concurso voluntario de acreedores el pasado 9 de junio, después de que los dueños de Viajes Marsans -el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y su socio, Gonzalo Pascual- vendiesen la agencia de viajes a la empresa Posibilitum, dedicada supuestamente a salvar empresas en crisis.
La magistrada ha aceptado la solicitud de los acreedores y ha indicado que la cifra de negocio de Viajes Crisol, "si bien no es de tanta entidad como Viajes Marsans, también es importante", y "constata su implantación en distintas provincias".
El pasado 25 de junio este mismo juzgado declaró en concurso necesario de acreedores a Viajes Marsans y nombró a los tres administradores concursales que se harán cargo de ambos procedimientos: el abogado y ex juez mercantil Edorta Etxarandio, el economista Rafael Martín y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que representará a los acreedores.
Las personas designadas tienen cinco días para aceptar el cargo.
Los acreedores de Viajes Crisol, entre ellos los viajeros que se han quedado sin vacaciones, podrán reclamar los importes que les adeuda la compañía durante un mes, una vez que el auto se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE).
El Juzgado no ha considerado procedente adoptar medidas cautelares, ante la "parquedad de datos de que se dispone en este momento, tanto en relación con la situación del activo de la empresa como respecto de los posibles riesgos que se pudieran irrogar de ésta", según se indica en el auto.