Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La construcción rebaja un 16% su previsión de crecimiento en 2016 por el adelanto electoral

El Itec alerta de que la adjudicación de obra pública por debajo de precios de mercado sale cara
La construcción española prevé crecer un 3,7% este año, frente a los cálculos del 4,4% realizados a finales de 2015, por el parón en la obra civil como consecuencia de la falta de acuerdo para formar Gobierno central tras las elecciones del 20 de diciembre y la nueva convocatoria de comicios para este 26 de junio, a lo que se suma la necesidad de las administraciones de seguir reduciendo el déficit público.
Así lo ha explicado el jefe del departamento de Mercados del Instituto de la Tecnología de la Construcción de Catalunya (Itec), Josep Ramon Fontana, en la presentación de la edición de verano del informe Euroconstruct, que analiza dos veces al año 19 países europeos en los ámbitos de edificación residencial, no residencial, ingeniería civil y rehabilitación.
"Entre pitos y flautas estamos casi un año sin gobierno", ha lamentado, si bien ha apuntado en el apartado positivo es que las previsiones de construcción de viviendas en España son mejores ahora que hace seis meses, con una estimación de avance del 12%, frente al 10% del informe de noviembre, siendo con diferencia el subsector más dinámico de los cuatro analizados.
Pese a la revisión a la baja del crecimiento del sector para este año, el documento mantiene las previsiones para España en 2017 (4%) y las aumenta ligeramente para 2018 (3,5%, frente al 3,3% del informe de noviembre).
Fontana ha explicado que la media de la construcción europea, sin tener en cuenta a España, llegará a niveles máximos de producción como los de 2006 en 2018, y ha rechazado que en España esté cocinándose de nuevo una burbuja habitacional, ya que el nivel actual de construcción de viviendas es de 1,2 por cada 1.000 habitantes, casi tres veces por debajo de la media europea, que es de 3,3 viviendas por cada 1.000 habitantes.
HERRAMIENTA DE PROGRESO
El director general del Itec, Francisco Diéguez, ha reivindicado que la construcción no se debe ver como una actividad en sí misma, sino como una herramienta para el progreso de la economía y la sociedad, y ha abogado por un cambio de modelo hacia un sistema "más transparente y colaborativo" entre todos los agentes que participan en las obras para optimizar costes.
También ha pedido a las administraciones priorizar las obras con mayor retorno económico, social y ambiental, tras la "poca eficiencia" en la obra pública en los últimos años, y ha criticado la adjudicación de proyectos de ingeniería civil a ofertas que proponen precios muy bajos, que ha alertado que no son de mercado y luego se sobrepasan cuando se ejecutan las obras.
Ha constatado que "al final sale más caro" porque el sector público inicia procedimientos de reclamación y rescisión de contratos cuando se disparan los costes respecto a lo previsto inicialmente, lo que acaba paralizando o retrasando las infraestructuras, como está pasando en múltiples obras de Adif --entre las que se incluye La Sagrera en Barcelona--, ha ejemplificado.
La próxima reunión del foro Euroconstruct tendrá lugar el 24 y 25 de noviembre en Barcelona, ha anunciado el Itec, que será el anfitrión de un encuentro con expertos de los 19 países que se analizan en el informe, que presentarán sus conclusiones de la marcha del sector y sus perspectivas hasta 2019.
Ahora, las previsiones para el sector de la construcción en Europa pasan por un crecimiento del 2,6% este año, un 2,7% en 2017 y un 2,8% en 2018, unos porcentajes que en el informe de finales de 2015 eran del 3%, 2,7% y 2%, respectivamente; la rebaja para este año se ve influenciada por el riesgo de 'Brexit' y el lento crecimiento de la economía.