Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alejandro Amenábar: "Ágora es mi película más ambiciosa"

Una de las películas más esperadas de la temporada, la mayor producción de la historia del cine español se presenta esta noche en el Festival de cine de Cannes. 'Ágora' es lo nuevo de Alejandro Amenábar, la que él considera su "película más ambiciosa en muchos sentidos". Una película producida por Telecinco que promete muchas alegrías: Ha sido recibida con aplausos en el pase para la prensa y los críticos.
Ha costado 50 millones de euros y "Telecinco decidió que asumía la inversión unilateralmente. Eso a mí me ha dado toda la libertad del mundo", ha explicado Amenábar. El consejero delegado de Telecinco, Paolo Vasile, señala que "Telecinco siempre ha intentado hacer películas que no sean inútiles. Mejor una película que te irrite, que una película que te deje totalmente indiferente". 
Y es que 'Ágora' no es sólo una película de romanos. Tiene una fuerte carga intelectual , habla sobre la tolerancia pero, sobre todo, es una gran historia de amor. La protagonista es Hipatia, una heroína interpretada por Rachel Weisz. La actriz de 'El jardinero fiel' y 'My Blueberry Nights' explica que "Alejandro es muy amable y respetuoso. Es un verdadero placer trabajar con él".
La acción nos lleva a la Alejandría dominada por las tensiones entre cristianos y judíos, durante la decadencia del control del Imperio romano, plantea en largometraje (141 minutos) el conflicto entre la razón y la intolerancia.
La película "cuenta el momento en el que los cristianos comienzan a ser perseguidores", lo que aleja la propuesta del cineasta español de origen chileno del tratamiento habitual de los primeros seguidores de Jesús en los convulsos años del declive de Roma en su imperio oriental.
"Está a medio camino a lo comercial, pero es muy personal", indicó Aménabar a la prensa española antes de la proyección del filme, rodado en inglés.
Alejandro ha conquistado a los actores y al equipo durante el rodaje. Ahora lo intentará con la crítica y el público.