Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alejandro Santo Domingo y Lady Charlotte Wellesley: un romántico 'sí quiero' anadaluz

La localidad granadina de Íllora se ha vestido de gala para celebrar la boda 'casi real' de nada más y nada menos que de Alejandro Santo Domingo y la hija de los Duques de Wellington, Lady Charlotte Wellesley. El magnate colombiano-estadounidense ha puesto el foco de atención en este municipio de Granada, el cual ha vivido una de esas bodas de ensueño.
Sí la boda de su sobrina, Tatiana Santo Domingo y uno de los populares Grimaldi, Andrea Casiraghi se convirtió en un dulce cuento de las nieves, la de su tío Alejandro ha sido una de esas bodas andaluzas, deslucidas por la lluvia que ha azotado a la península este fin de semana, que ha empañado las bodas que se han celebrado durante estos dos días.
Ambos jóvenes no han faltado al enlace. Tatiana Santo Domingo ha lucido un dos piezas compuesto por una larga falda negra con estampado floreado y una blusa negra con mangas bordadas mientras que el hijo de Carolina de Mónaco se ha calzado un elegante y sobrio traje azul marino.
De entre los ilustres invitados, destaca la presencia de un solitario Rey Juan Carlos, que acudía a la ceremonia con su muleta ya inseparable. Tampoco faltó la duquesa de Cornualles, Camila Parker Bowles, que para protegerse a la lluvia usó un curioso paraguas que protegía su vestido, en blanco siendo 'rival' con la propia novia. También a destacar a la modelo Eva Herzigová, que no dudaba en calzarse un vestido de lo más sencillo y elegante en verde esperanza.
En cuanto a la protagonista del día, Lady Charlotte Wellesley, lució un vestido de manga larga, escote de barco y un largo velo en su cabellera recogida. El novio por el contrario, se decantó por un chaqué gris, bastante sencillo combinando con la elegancia de su ya mujer.
Los habitantes de Íllora no han dudado como decimos salir a la calle para vivir quizás uno de los días grandes que ha vivido esta localidad que Lady Charlotte conocía desde pequeña.
La iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación ha sido la que ha acogido la ceremonia, y hasta allí el propio Duque de Wellington ha acompañado hasta el altar a su hija. Sin duda uno de los momentos más emocionantes de la ceremonia.