Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amy Winehouse se gastó 1.370 euros en heroína y cocaína la noche antes de morir

El 23 de julio a las cuatro de la tarde, el corazón de la estrella se paraba por causas que todavía se desconocen. FOTO: Archivotelecinco.es
Aunque el motivo de la muerte de Amy Winehouse sigue siendo todo un misterio, Tony Azzopardi -un conocido y presunto amigo de la artista- asegura que Amy recurrió a él horas antes de su fallecimiento para que le ayudara a conseguir grandes cantidades de droga. "Quiero que la familia de Amy sepa la verdad de lo que ocurrió. Quiero ayudarles, pero estoy preocupado por mi seguridad", reconocía Azzopardi al diario Daily Mirror. Al parecer, el hombre fue el presunto intermediario entre la estrella y quien le proporcionó las sustancias: un camello conocido en la zona de norte de Londres que él mismo llama 'Mr. Big'.
Azzopardi y Amy se conocieron gracias al ex marido de la cantante, Blake Fielder-Civil, y asegura que el 22 de julio recibió una llamada en la que la artista le pedía ayuda para comprar drogas. Ambos se citaron en el pub 'The Eagle' a las 23:30, donde Tony y ella cogieron un taxi dirección a West Hampstead. Una vez allí llamó al camello para ponerse en contacto con él. Instantes después, la fallecida se hacía con más de 14 gramos de cocaína y otros tantos de heroína por un importe total de unos 1.370 euros.
Sin embargo, las declaraciones de este presunto intermediario parecen no cuadrar en el marco de la investigación policial. Además de no haberse encontrado ningún tipo de prueba que evidencie que la cantante estuvo consumiendo drogas antes de su muerte, varios testigos afirman que Winehouse a esa hora estaba en el bar Good Mixer y no en el pub 'The Eagle'.
Azzopardi aseguró en su declaración a la policía que la última vez que vio con vida a Winehouse fue en Archway, al norte de Londres, en donde ella le dejó instantes antes de ir hacia su domicilio en Camden.
A la espera de los análisis
El 23 de julio a las cuatro de la tarde, el corazón de la estrella se paraba por causas que todavía se desconocen. A la espera de los resultados de los análisis toxicológicos, la familia de la joven sigue manteniendo que Amy Winehouse llevaba tres años sin probar este tipo de sustancias, que estaba llevando su rehabilitación de una manera "fantástica".
El diario Daily Mail informa de que los más allegados a la diva del soul aseguran que la causa de su muerte podría deberse a que la joven tenía un delicadísimo estado de salud. Después de haber dejado sus adicciones al tabaco y a la bebida, podría haber sufrido un shock o un ataque producido por el síndrome de abstinencia. De hecho, su padre asegura que Amy era muy feliz con su novio Reg Traviss, y que hacían planes para un futuro juntos. CGS