Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andre Agassi consigue el récord de cifras solidarias para su Fundación

Aunque hace ya cinco años que se retiró del tenis, este as de la raqueta sigue batiendo récords históricos. Gracias a su Fundación ha conseguido alcanzar más de 18 millones y medio de euros en la celebración de la decimosexta edición del Grand Slam for Children. Una cifra histórica que da la oportunidad de hacer realidad los sueños de los niños más desfavorecidos.
Por fin llegó la decimosexta edición del Grand Slam for Children que, cada año, Andre Agassi organiza en la ciudad que le ha visto nacer y crecer, Las Vegas. El sábado 29 de octubre, el Wynn Hotel se vestía de gala para recibir la solidaridad de los casi 1.400 asistentes que quisieron aportar su granito de arena a esta ejemplar Fundación.
El pasado año el ex tenista consiguió recaudar seis millones de euros que, sumados a los beneficios de los años de vida de la organización, hacían un total de 65 millones y medio. Sin embargo, este 2011, como ya venía anunciando el propio Agassi, ha marcado un hito en la historia.
Más de 18 millones y medio de euros fueron los conseguidos en la cena benéfica, una cifra récord que dejó al mismísimo Andre completamente emocionado. "Estoy sorprendido por la generosidad y compasión de nuestra comunidad, los artistas, patrocinadores, socios y donantes", dijo el ex tenista entre lágrimas.
"Con el gran apoyo de nuestro patrocinador Longines, la familia Engelstad, Windsong Trust y el verdaderamente magnífico Kirk Kerkovian, este récord marcará una diferencia positiva en las vidas de los estudiantes a medida que seguimos trabajando para transformar la educación", añadió.
Varios artistas quisieron apoyar la causa con su presencia en esta decimosexta edición del Grand Slam for Children. Michael Bublé, Jimmy Kimmel, Martina McBried, Smokey Robinson o el grupo Train fueron algunos de los que acudieron. Aunque también destacaron Signature Group, de 'Britain's Got Talent', y A.J. Green, graduado en el colegio de Agassi y ahora convertido en cantante.
LOS COLABORADORES ASEGURAN EL FUTURO DEL COLEGIO DE AGASSI
La recaudación que se obtiene anualmente en los Grand Slam for Children es la principal fuente de ingresos para la Fundación Andre Agassi. Una donación de casi 13 millones de euros cortesía del billonario armenio-estadounidense Kirk Kerkorian, un millón de la familia Engelstad y 700.000 euros del Fondo Windsong, combinados todos ellos con la venta de entradas exclusivas y una magnífica subasta en vivo, fueron los responsables de la cifra histórica alcanzada.
"Si no fuera por la amabilidad que el señor Kerkorian ha tenido desde hace mucho tiempo con mi familia, yo nunca habría cogido una raqueta y no habría llegado hasta aquí. No solo ha ayudado a mi familia, sino a millones de personas en el estado de Nevada", declaró Agassi, momentos antes de la gala, al periódico 'Las Vegas Review Journal'.
Y es que gracias a la enorme cantidad de dinero recaudada, el futuro de la Andre Agassi College Preparatory Academy está asegurado, "un lujo" que el ex tenista "jamás hubiera imaginado".
En el Grand Slam del año pasado, Agassi desveló que Kerkorian también "había puesto pan" en la mesa de su familia cuando atravesaban momentos económicamente difíciles. Por eso, se le hace difícil describir su labor humanitaria con palabras: "Es garantizar tu vida laboral, es futuro. Cambia las vidas de estos niños para siempre. Es un regalo para esta comunidad que seguirá adelante".
Y para un evento de tales dimensiones hacían falta prestigiosos objetos de valor para subastar. Y así fue. Un retrato privado frente al objetivo de Annie Leibovitz y la única e irrepetible imagen de 'A Man in the Mirror' de Michael Jackson firmada por la fotógrafa, un exclusivo y elegante reloj de Longines, un encuentro con David Foster y escapadas en las que compartir las mejores actividades en compañía de famosos fueron algunas de las propuestas que Christian Kolberg anunció micrófono en mano y de las que más de uno no pudo resistirse.
Entradas VIP para el Open de Estados Unidos o para Wimbledon, una aventura culinaria en Nueva Orleans o los últimos diseños interiores cerraron la carta de posibles adquisiciones. Eso sin olvidarnos de los apadrinamientos escolares. Todo un éxito que pasará a la historia y del que Andre Agassi puede sentirse muy orgulloso, además de emocionado, muy orgulloso.
VISITA AL CENTRO DE ANDRE AGASSI
Visitamos el centro Andre Agassi College Preparatory Academy de la mano de dos de sus alumnas, Tatiana Iglesias y Sydney Robinson. La primera quiere "ir a Julliard y estudiar canto" porque es una de sus pasiones y la segunda, que lleva cuatro años en el colegio, tiene la "esperanza de ir a Westpoint o UCLA para estudiar tecnología". Además, se define como "una excepcional jugadora de fútbol" y le encanta la poesía.
Haciendo gala de la inmejorable preparación que reciben en esta escuela, ambas dirigen a un grupo de periodistas explicando cada rincón de su particular universo, gracias al cual el día de mañana conseguirán alcanzar sus aspiraciones.
Nada más entrar por la puerta del colegio nos encontramos ya con los primeros síntomas de lo que para estos niños supone recibir una educación digna. Una inmensa lista con el nombre de cada uno de los colaboradores que pone su granito de arena para que este proyecto sea una realidad, están escritos en un cuadro colgado en la pared.
Al lado, fotografías de las anteriores ediciones del Andre Agassi Grand Slam for Children, para no olvidar nunca de dónde vienen sus oportunidades y también como símbolo de un total y absoluto agradecimiento a aquellos que han decidido colaborar desinteresadamente en beneficio de su educación.
Finalmente, un guiño hacia el futuro. Ese futuro que cada uno de los 1.045 niños que estudian en el Andre Agassi College Preparatory Academy ven como esperanzador para sus vidas: fotografías de los estudiantes que por fin van a graduarse.
Además, el colegio está construido de manera que los niños del jardín de infancia puedan mirar hacia el 'high school' e imaginar su futuro, al mismo tiempo que los estudiantes mayores pueden echar la vista atrás y recordar todos los momentos vividos y lo que les ha costado llegar hasta donde están con solo una mirada hacia el jardín de infancia.
El centro está lleno de los valores que la Fundación intenta inculcar a sus alumnos día tras día. El código del respeto, las reglas de la clase o el pasillo de inspiración hacen que los niños nunca olviden su derecho a aprender y, sobre todo, uno de los lemas del colegio: "Persigue tu sueño y lo harás realidad".
Sin duda, se trata de una escuela muy completa que cuenta con inmensas aulas equipadas con las últimas tecnologías. La biblioteca, con montones de libros; la sala de música, con baterías, violonchelos y todo tipo de instrumentos; y el gimnasio, con los últimos aparatos del mercado, se han conseguido a base de grandes donaciones de otros centros y hoteles de los alrededores de Las Vegas.
En cuanto a los deportes, estamos ante una academia preparada para formar grandes estrellas, aunque es llamativo que no jueguen al tenis. Y es que se rigen por las actividades que los propios niños eligen, para sacar su máximo potencial. La informática, los idiomas y la comunicación también están a la orden del día en el Andre Agassi College Preparatory Academy.
Definitivamente, se trata de un centro pensado para optimizar la búsqueda de las habilidades de cada alumno. Con este amplio abanico de posibilidades, cada uno es capaz de encontrar en lo que sobresale, especializándose así desde bien pequeño, en una materia concreta sin dejar de lado el resto de asignaturas.
Así es la Fundación Agassi, capaz de hacer realidad los sueños de los más necesitados.