Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El escritor Antonio Colinas defiende que el periodismo debe tener "una base educativa y culta importante"

Recoge esta tarde el Premio Internacional de Periodismo 'Ciudad de Cáceres' que convoca la Fundación Mercedes Calles
El escritor y poeta Antonio Colinas (La Bañeza, León, 1946) ha defendido que el periodismo debe tener "una base educativa y culta importante" y tiene que "estar en contacto con la cultura viva", una función que, a su juicio, realiza el periodismo literario a través de la crítica literaria, o los artículos de opinión.
Colinas es el ganador de la octava edición del Premio Internacional de Periodismo 'Ciudad de Cáceres' que convoca la Fundación Mercedes Calles y Carlos Ballesteros (FMCCB) y que recibirá esta tarde en la capital cacereña por un artículo publicado en Diario de León el 20 de diciembre de 2015 titulado 'Una estación, una ciudad, un destino.
Según ha explicado el autor, el artículo ofrece desde su propio título las claves de su contenido, ya que arranca en una estación de ferrocarril en su pueblo natal a donde su padre le llevaba para que viera los trenes. Unos trenes que recorrían un trayecto de la Vía de la Plata para llegar a Cáceres, una ciudad a la que Colinas se siente unido por su propia experiencia vital y también por su trayectoria literaria.
Y es que, tal y como ha relatado en una rueda de prensa previa al acto de entrega del galardón, tres de sus libros (El viaje hacia el centro, Nueva ofrenda y Sepulcro de Tarquinia) "nacieron en Cáceres", una ciudad que ha visitado en numerosas ocasiones, a nivel profesional para participar en conferencias o congresos, pero también como "viajero secreto" para callejear por su casco antiguo o disfrutar de la riqueza natural de la provincia.
Por eso, el artículo que le ha hecho merecedor del premio narra una "relación secreta" con la ciudad donde también tiene muchos amigos. "Este artículo es un fragmento de una biografía del alma", ha subrayado Colinas que avanza que, precisamente el próximo mes de abril publicará un libro de memorias.
Se titulará 'Memorias del estanque' pero no será una publicación de recuerdos "al uso" sino "una recopilación de momentos" que le han hecho crecer anímicamente y también profesionalmente a lo largo de su vida; esa vida que transcurre desde hace veinte años en Salamanca donde ha sido vecino del ya desaparecido profesor Ricardo Senabre, del que se ha cumplido un año de su fallecimiento.
Colinas recibirá esta tarde el premio, dotado con 15.000 euros, en un acto que tendrá lugar en la sede de la fundación en la plaza de San Jorge, en pleno corazón de la parte antigua cacereña. A la entrega está prevista la asistencia de autoridades regionales como el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, o la alcaldesa de la ciudad, Elena Nevado, entre otros.
Por su parte, el director de la FMCCB, Luis Acha, ha recordado que este premio se creó para difundir los atractivos de la ciudad de Cáceres y reconocer "el mejor artículo o reportaje en prensa escrita relacionado con la ciudad y que pusiera de relieve sus valores sociales, humanos, culturales, artísticos o monumentales".
En las siete ediciones anteriores del premio fueron galardonados Marta Sanz, Eugenio Fuentes, Troy Nahumko, Juan José Ventura (mención de honor), Juan Manuel de Prada, Carmen Posadas, Carlos Marzal y César Antonio Molina.
SOBRE ANTONIO COLINAS
Antonio Colinas ha desarrollado su obra literaria en varios géneros: poesía, novela, cuento, ensayo, libros de viaje, traducción, periodismo y crítica literaria. Ha editado, hasta el momento, unos sesenta libros en primera edición. En 2011 la editorial Siruela publicó en España su Obra poética completa, que también editó el mismo año, para América, el Fondo de Cultura Económica de México. Su último poemario es Canciones para una música silente (2014).
En su independiente trayectoria vital, creativa e intelectual, jugó un importante papel su libro Sepulcro en Tarquinia (1975), que recibió el Premio Nacional de la Crítica de ese año. Otros libros destacados han sido Tres tratados de armonía, los estudios de Poética, El sentido primero de la palabra poética, Sobre la vida nueva o Del pensamiento inspirado; biográficos, como Vicente Aleixandre y su Obra o Hacia el infinito naufragio (Una biografía de Giacomo Leopardi.
Entre los de cuentos destacan: Días en Petavonium, Huellas, Leyendo en las piedras y entre los de viajes: La simiente enterrada (Un viaje a China) o Cerca de la Montaña Kungang. También es autor de dos novelas: Un año en el sur y Larga carta a Francesca, así como de numerosas traducciones de autores italianos clásicos, modernos y contemporáneos, como Poetas italianos Contemporáneos, Antología esencial de la poesía italiana de todos los tiempos o Poesía y prosa de Giacomo Leopardi.
En 1982 recibió el Premio Nacional de Literatura y en 2005, en Italia, el Premio Nacional de Traducción por su versión de la Poesía Completa del Premio Nobel italiano Salvatore Quasimodo. También ha recibido el Premio Internacional Carlo Betocchi, concedido por su dedicación a la literatura y a la cultura de Italia. También ha recibido el Premio de las Letras de Castilla y León.
A lo largo de su trayectoria literaria Antonio Colinas ha tenido una muy especial relación con la ciudad de Cáceres, entre otros con tres testimonios escritos: el monográfico de estudios que se le dedicó a su obra literaria (El viaje hacia el centro. La poesía de Antonio Colinas), la antología poética Nueva ofrenda, y la edición de Sepulcro en Tarquinia, obra iluminada por el artista cacereño Javier Alcaíns.