Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arquitectura textil y sensualidad comparten la pasarela de Cibeles

La arquitectura textil de diseñadores tan distintos como Aghata Ruiz de la Prada, Victorio & Lucchino, Amaya Arzuaga o Devota & Lomba compartieron hoy la pasarela de la segunda jornada de Cibeles con la delicadeza y ligereza de las prendas presentadas por Ailanto, Juanjo Oliva, Ángel Schlesser, Miguel Palacio y José Miró.
En la sesión de tarde, Schlesser acudió a su cita con Cibeles, en la que lleva más de veinte años, con una colección para la próxima primavera-verano de líneas minimalistas y sobrias, muy en su estilo, basada en el vestido como prenda principal, en la que el modista juega a dibujar volúmenes a base de pliegues, frunces, volantes y drapeados.
Schlesser ajusta la cintura, marca los hombros y utiliza un largo que fluctúa por encima de la rodilla, con blancos y crudos, negros y grises, colores tranquilos que compagina con otros vibrantes como el turquesa, azul o amarillo y tejidos como sedas, muselinas y punto de seda que dan movimiento a piezas que se sitúan en la frontera entre la noche y el día.
La nota más arquitectónica de la jornada la puso Amaya Arzuaga, con sus armados vestidos construidos a base de plisados, gomas y superposición de capas que dan como resultado prendas volátiles que parece van a levantar el vuelo con formas que evocan lepidópteros, caracolas y grandes flores confeccionadas con patronajes rotatorios de 360 grados.
Arzuaga logra estos efectos a base de amplios escotes, minifaldas con volumen y tiras en punto, con los colores de siempre, blanco y negro, mezclados con el gris humo y otros brillantes como el mostaza o el chicle flúor sobre tules plisados, kaori de seda, sedas endurecidas y algodones orgánicos, lo que da lugar a una colección llena de transparencias y volúmenes livianos.
La colección de esta temporada de Devota & Lomba está marcada por la noche, en la que tiene como aliada a las sedas en todas sus formas y colores contrastados como el dorado, el verde palo y su combinación con tonos fuertes como el rojo, en una línea claramente inspirada por superficies quebradas y cortes que pueden simular tanto escamas como panales de las abejas.
El diseñador, que al final del desfile recorrió la pasarela hasta el final, dota a las faldas de amplios vuelos, capas superpuestas y efectos abullonados a partir de pliegues que forman rombos, figura que utiliza también para los calados de sus vestidos, mientras que en sus sastres masculinos da un papel fundamental a los pitillos combinados con bailarinas.
Para Miguel Palacio los vestidos de la próxima temporada veraniega han de ser fundamentalmente cortos y estructurados de hombro, con una revisión de las hombreras, que ahora marcan la zona sin ensanchar la espalda, efecto que el diseñador rechaza en el cuerpo de la mujer.
Con el fin de realzar las caderas y el pecho, Palacio juega con los giros del georgette y la seda y los falsos drapeados hasta convertir los vestidos en túnicas que dejan al descubierto la espalda, en una línea, según sus palabras, "muy clásica pero con propuestas novedosas", integrada por una gama de colores básicos con destellos de rosa-fluor, naranjas o rojos.
Le ha tocado a José Miro el turno de cierre, quien con "New New York" reivindica la esencia de la Gran Manzana, con vaporosos vestidos inspirados en las mariposas, ligeros y envolventes, efecto que logra con tejidos de seda y algodón y técnicas de bordado artesanal que dan una identidad propia a cada prenda.
Las formas geométricas siguen siendo protagonistas absolutas de los patrones, el colorido se diversifica y los complementos, como los cinturones en forma de mariposa, adquieren protagonismo en piezas dominadas por los colores maquillaje y a veces degradados que evocan un lujo sencillo, clave de la nueva silueta de la mujer del siglo XXI.
Y por la mañana...
La segunda jornada de la semana de la moda española se inició esta mañana con la siempre original Aghata Ruiz de la Prada, quien con su colección "más Aghata", presentó cincuenta modelos, ejemplos de las líneas que han marcado sus colecciones en su ya larga trayectoria, en los que, por supuesto, están presentes sus iconos: lunares, corazones y faldas-globo, en formas casi imposibles.
Además, desfilaron esta mañana en Cibeles Juanjo Oliva y Ailanto, quienes dieron una lección de buen gusto sobre la pasarela, mientras que los sevillanos Victorio & Lucchino presentaron con "Alquimia" una colección difícil de describir en la que juegan al contraste, en una mañana que tuvo un cierre de lujo con la espectacular colección de Juanjo Oliva y su recuperación del estampado utilizando técnicas artesanales africanas.
LA/JNP