Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arrabal reinventa Fausto

Fernando Arrabal debuta en el Teatro Real el próximo viernes con 'Faust-bal', una revisión del famoso mito dirigida por Joan Font, fundador de Comediants, quien afirma que esta ópera, compuesta por el catalán Leonardo Balada, es "un canto al futuro y a la esperanza".
Este es el quinto estreno mundial de una ópera de un compositor español en el coliseo madrileño en los últimos doce años. Moral, su director artístico, calificó el libreto de Arrabal de "brillante" y explicó que elescritor ha "dado la vuelta a todo actualizando el texto de manera personal e imaginativa".
Tres años de trabajo ha llevado este proyecto desde que se lo encargara el Teatro Real a Arrabal y Balada, un compositor que ha demostrado su "compromiso con el género lírico", dijo Moral, puesto que ha escrito 22 obras relacionadas con la escena. Esta es su sexta ópera.
'Faust-bal' desarrolla la acción en un punto indeterminado del tiempo y el espacio en el tercer milenio, en el que se ponen de manifiesto las dualidades que configuran la existencia del ser humano, como el bien y el mal, y las consecuencias globales de las decisiones individuales. En este marco se vive también la confrontación entre el mundo masculino y femenino, convirtiendo a este último en elemento vital y redentor. En el montaje, se enfrentan el bien y el mal, la guerra y el amor de las amazonas en una suerte de crítica del mundo contemporáneo.
Por su parte, Jesús López Cobos, director musical del coliseo y de esta función, calificó de "reto para todos" esta partitura y señaló que ésta es una obra "muy condensada". Todo pasa en una hora y treinta minutos a lo largo de 13 escenas.
Arrabal se mostró "entusiasmado" por participar en este proyecto en Madrid, una ciudad que, en su opinión, "vive un verdadero renacimiento", y dijo no haber querido ver casi nada del montaje, pues prefiere "deslumbrarse" el día del estreno. IM