Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace finaliza su nueva expedición por el Ártico

El rompehielos de Greenpeace ha recorrido durante seis días el archipiélago noruego de Svalbard, un territorio protegido al 65%, en el que conviven tres reservas naturales, seis parques nacionales y quince santuarios de aves. Es el hogar de 19 especies de mamíferos, entre ellos osos polares, focas y veinte especies diferentes de cetáceos. Esta es la segunda vez que el buque Esperanza viaja hasta allí. A bordo, los actores Carlos Bardem y Alberto Amman, rostros visibles de esta campaña que pide que se preserve este espacio natural de 60.000 kilómetros cuadrados.

El deshielo abre nuevas rutas marítimas que son aprovechadas por las petroleras. Al sur del archipiélago de Svalbard, en el Mar de Barens, la noruega Statoil ha realizado este verano trabajos de exploración para extraer petróleo y gas. Una actividad que Greenpeace denuncia porque, no solo afecta a la fauna local y a los cuatro millones de personas que viven en el Ártico sino que también se ve implicado todo el planeta.

En este escenario helado, el productor y director de cine, Álvaro Logoria, ha comenzado la grabación de un documental sobre los peligros a los que se enfrenta este entorno privilegiado. Critica a las grandes empresas y gobiernos que, según dice, solo buscan el enriquecimiento a corto plazo sin pensar en las consecuencias irreversibles. Greenpeace ya tiene más de cinco millones de firmas de las seis que solicitan para que este sea coniderado un espacio protegido.