Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Avelino Corma resalta la importancia de la química en la mejora de la calidad de vida

"Es un premio para todos los científicos españoles, tanto para los que trabajan como para quienes tienen que buscar oportunidades fuera"
El químico Avelino Corma, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2014 junto con los estadounidenses Mark E. Davis y Galen D. Stucky, ha resaltado durante su discurso en la ceremonia de entrega de los premios la importancia de la química como motor de la mejora de la calidad de vida.
"Sorprendido" por haber sido uno de los escogidos para pronunciar un discurso durante la ceremonia, Corma ha explicado que la investigación química ha estado siempre presente en las grandes revoluciones de la humanidad, como los avances en la elaboración de fertilizantes sintéticos que aumentan la producción agrícola o la creación de catalizadores --mecanismos que aceleran las reacciones químicas-- que, aplicados a la sanidad, el transporte o las comunicaciones, han contribuido a la mejora de la calidad de vida.
En este día "de fiesta para el mundo de la cultura", Corma ha querido poner en relieve la necesidad de no anteponer la búsqueda de beneficios económicos ni la obtención de resultados "cortoplacistas" a la creación del conocimiento científico. "En unos tiempos dominados por una economía deshumanizadora hay que tener en cuenta que el aprendizaje y la generación del conocimiento transcurren por un camino largo que requiere recursos y esfuerzo continuado para recorrerlo", ha señalado.
Corma, considerado como una autoridad internacional en el campo de la catálisis heterogénea --creación de nuevas superficies que propicien reacciones químicas-- ha defendido la necesidad de "no olvidar" cuáles son los objetivos de la Universidad y de los centros públicos de investigación. "No se trata solamente de formar buenos técnicos preparados para triunfar en el campo profesional", ha apuntado. Lo que desea la comunidad científica, prosiguió, son jóvenes que alcancen una formación integral como seres humanos "libres y conscientes" que estén convencidos de que el fin último de su trabajo es construir una sociedad "más justa".
Asimismo ha destacado la importancia de que estos jóvenes adquieran conciencia de la herencia que la humanidad ha recibido: la Tierra. "Es un préstamo que debemos transmitir a las futuras generaciones en las mejores condiciones", ha matizado.
LA QUÍMICA ES "GLOBAL"
Tras confesar la sorpresa que había sentido al conocer que daría un discurso durante la ceremonia de entrega, Corma explicó en qué consiste el día a día de los científicos como él, a quienes, "al contrario que a los compañeros de las artes y las letras", las leyes de la física y la química establecen los límites de la imaginación.
Estas leyes, sin embargo, no impiden que los investigadores "sueñen" con nuevas estructuras y mecanismos "bellos y funcionales" sin los cuales "no se entenderían" los avances realizados en campos como la medicina. La química, por tanto, es capaz de crear, permitiendo la generación de nuevas moléculas y materiales previamente inexistentes a fin de "controlar y dirigir las reacciones químicas con el fin de obtener de manera selectiva el producto deseado".
Estas reacciones químicas están presentes en todos los procesos, incluida la generación de los primeros mecanismos vivos. Son, según Corma, responsables incluso de las emociones y sentimientos "más profundos", aunque "esta idea nos genere a veces un rechazo irracional".
En el caso del químico valenciano de 63 años, --profesor de Investigación que desde 1990 desarrolla su labor científica en el Instituto de Tecnología Química creado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)-- estos avances se cristalizan en la creación de nueva materia compuesta de nanoporos que se forman por autoensamblaje --fabricación-- de moléculas orgánicas e inorgánicas.
Para ello, utiliza las cavidades y poros de tamaño molecular útiles para generar centros activos que cambian la estructura y reactividad de las moléculas --catalizadores--, dando lugar a procesos catalíticos que transcurren con una mayor selectividad que la generada con los catalizadores naturales y por tanto, mayor eficacia.
La preparación de catalizadores con sitios activos bien definidos, singulares o múltiples, permiten al químico y a su equipo llevar a cabo reacciones en cascada en procesos relacionados con la petroquímica, transformaciones de biomasa para producir combustibles y productos químicos, así como procesos fotocatalíticos con especial énfasis en la activación de CO2 y H2O.
EXPRESA SU "PROFUNDO AGRADECIMIENTO" A LOS REYES
Sobre el galardón recibido, Corma ha expresado su "profundo agradecimiento" a los Reyes y ha destacado que se trata de un premio para toda la Química e Ingeniería Química, así como a sus investigadores, tanto a los que "de una manera callada y continua" trabajan en el país como a quienes se ven obligados a buscar oportunidades profesionales fuera.
Los Premios Príncipe de Asturias son además para el químico una "llamada de atención" a la sociedad y a sus dirigentes que sirve para hacer ver la importancia de la ciencia y la tecnología en la búsqueda de soluciones para los problemas que adolecen a la sociedad actual. Así, ha subrayado la importancia de "no olvidar" que la mayoría de los problemas necesitan de la ciencia y la tecnología para encontrar las soluciones.
Finalmente, ha reiterado su agradecimiento a la Fundación Príncipe de Asturias por reconocer no solo su esfuerzo personal, sino el de todos aquellos que trabajan con él "compartiendo la pasión por el descubrimiento" de estos nuevos materiales.