Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BOE publica la resolución del Consell para la declaración de BIC del busto de Augusto velado de Pol.lèntia (Mallorca)

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este jueves la resolución de 18 de septiembre del Consell de Mallorca en relación a la apertura del expediente de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de la cabeza de Augusto velado encontrada en Pol.lèntia (Mallorca) por lo que continúa la tramitación para la protección de esta escultura.
La institución insular inició la apertura del expediente de la escultura, una de las piezas más significativas del periodo romano de Mallorca y que desde el siglo XVIII se conserva en Can Pueyo (Palma), el 9 de septiembre después de que en agosto, su Servicio de Patrimonio Histórico reconociese "la relevancia histórica y artística de esta figura" con lo que se impedía que pudiera salir del territorio español.
El Consell adoptó esta decisión después de que conociese la posibilidad de que el busto del emperador Augusto se sacase a subasta pública por la casa de subastas Christie's en Nueva York.
El busto fue encontrado, el siglo XVI, en la Ciudad Romana de Pollentia en Alcúdia, y, desde el siglo XVIII, está localizado en el Casal Can Pueyo, de Palma, formando parte de la colección de los marqueses de Campofranco.
La figura está situada cronológicamente entre el final del siglo I antes de Cristo y el inicio del siglo I después de Cristo y, tal como figura en el informe del Servicio de Patrimonio Histórico, su calidad "no guarda paralelismo con ninguna otra escultura romana que haya sido encontrada en la isla hasta ahora".
La figura, realizada en mármol blanco, representa a Augusto con un velo, e incluye la cabeza, el cuello y el inicio de los hombros del emperador. Según los historiadores, esta es la efigie imperial más antigua de Hispania de todas las que se conservan, habiendo sido creada en talleres itálicos especializados.