Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barenboim y la Orquesta Divan volverán a la Plaza Mayor de Madrid con Berlioz

El director de orquesta israelí Daniel Barenboim durante un concierto en la Ópera de El Cairo (Egipto), el 16 de abril pasado. EFE/Archivotelecinco.es
La Sinfonía Fantástica de Berlioz ha sido escogida por el maestro argentino-israelí Daniel Barenboim para el concierto gratuito y al aire libre que ofrecerá el 5 de agosto en la Plaza Mayor de Madrid, al frente de la Orquesta West-Eastern Divan.
Así lo explicó a Efe hoy en Viena Barenboim, después de presentar en rueda de prensa el programa del "Concierto de Europa", que, también gratuito y al aire libre, interpretará dirigiendo a la Filarmónica de Viena en el parque del Palacio de Schönbrunn de la capital austríaca.
"Los conciertos de la Plaza Mayor en Madrid se volvieron una parte muy importante de nuestra tradición, de nuestra actividad, la del Divan", señaló el conocido director, al referirse a la Orquesta West-Eastern Divan, fundada en 1999 por él y el experto en literatura Edward Said, con músicos jóvenes de Israel, Palestina y otros países árabes.
"Me alegro mucho, vamos este año el 5 de agosto. Tocamos la Sinfonía Fantástica de Berlioz", confirmó Barenboim (1942).
El "Concierto de Europa" que Barenboim dirige este jueves en Viena se ha convertido también en una nueva tradición de la Filarmónica de Viena y este año será retransmitido por televisión a más de 60 países, algunos en directo y otros diferido.
Barenboim, quien en Viena actuará además como solista al piano, destacó la importancia de desarrollar actividades que contribuyan a elevar la capacidad de comprender la música y disfrutar de ella, pues consideró que en los últimos tiempos se ha producido un cambio de doble aspecto: "uno positivo, y otro menos positivo".
El primero, es que se ha vuelto más fácil llegar a un público amplio y la música clásica está hoy accesible a más cantidad de personas, pero "menos positivo" es la falta de preparación del auditorio para comprender este arte.
"Hoy es más una pasión para algunos, pero en las escuelas ya no se estudia la música como sí se hace con la literatura", destacó.
En este contexto, ambos conciertos gratuitos constituyen una aportación "político-cultural".
"Lo que tienen en común es que es una enorme manifestación de público, de interés y de afecto", dijo Barenboim.