Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ben Brooks publica 'Hurra': "A los jóvenes ya no les interesa imitar a Bukowski o Hemingway"

Ben Brooks publica su séptima novela, 'Hurra' (Blackie Books), en la que retrata una postadolescencia marcada por la muerte de personas cercanas y en la que no faltan el alcohol, las drogas y el sexo, algo que no obstante su autor cree que "está cambiando" entre los jóvenes.
"Cada vez los jóvenes beben y se drogan menos, por lo menos en Inglaterra, y creo que tiene que ver con que se están educando a través de Internet. Ya no interesa imitar las poses masculinas de escritores como Hemingway o Bukowski, son actitudes del pasado", ha señalado en una entrevista con Europa Press el escritor británico.
Con tan solo 24 años, Brooks ha ido relatando distintos periodos de su vida (de manera ficcional) a través de sus obras. En esta ocasión, su nueva novela se ha publicado únicamente en español --a día de hoy-- debido a su "buena relación" con la editorial Blackie Books y por el "desinterés" de los editores ingleses.
"No fue una decisión mía la de publicar en España, me lo pidió mi editor español, un buen amigo, y me pareció una buena idea. Allí (en Reino Unido) mi anterior libro no había ido tan bien y no querían publicar esto, así que dije: adelante. Les odio por ello", ha comentado con humor.
En cualquier caso, la relación de Brooks con España va más allá de los libros: estuvo viviendo hace dos años en Barcelona, por un periodo de siete meses. "Barcelona es una ciudad encantadora, pero no se puede decir que mi estancia allí fuera buena. Estuve ingresado en el hospital dos veces", ha explicado.
EL HUMOR Y LA MUERTE
En 'Hurra', el autor vuelve a mezclar situaciones cargadas de ironía con otras más dramáticas. La obra comienza en los días posteriores al suicidio de la hermana de los dos protagonistas, quienes además ven cómo sus padres inician un proceso de separación algo peculiar.
"No es extraño mezclar el humor con la muerte si asumes que esta última va a ocurrir en algún momento. En mi familia es algo común , se habla de ello y se hacen bromas", ha señalado Brooks, quien además reconoce el haber pasado una experiencia reciente relacionada con la enfermedad de un familiar y haberla afrontado con ese optimismo.
La postura de los jóvenes protagonistas también roza la inconsciencia en algunas situaciones, dando la apariencia de no entender las situaciones que le rodean. "Creo que es una actitud normal a esa edad, la de pensar que todo es estúpido y divertido y que puedes hacer lo que quieres", ha asegurado.
SALINGER Y 'EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO'
Las novelas de Brooks han sido incluidas por algunos críticos dentro del género conocido como 'alt-lit' (literatura alternativa), algo que incomoda al escritor. "No soy yo el que quiere estar ahí, es un invento de los periodistas que les hace el trabajo más fácil, pero desde luego no estoy interesado", ha añadido.
Además, también quiere alejarse de esos otros autores a los que se ha relacionado su obra, como Salinger o Irvine Welsh ('Trainspotting'). "Sinceramente, no me gustan ninguno de los dos. 'El Guardian entre el centeno' es una especie de marca, pero es verdad que tanto Salinger como Welsh tienen su lugar en la literatura", ha matizado.
Por último, preguntado sobre nuevos trabajos, ha reconocido su interés por otro tipo de novelas alejadas de la experiencia autobiográfica. "Ya me publicaron una novela sobre una ciudad de cinco años de antigüedad y fue un ejercicio muy divertido. Espero seguir por ahí", ha concluido.