Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Benito Mussolini espió para los servicios secretos británicos por cien libras a la semana

Benito Mussolini espió para los servicios secretos británicos. Varios documentos y una larga investigación confirman que el dictador italiano, años después aliado del nazismo alemán, fue pagado con cien libras semanales por la inteligencia británica en 1917, según publica la prensa de este país.
Peter Martland, profesor de Historia Moderna de la universidad de Cambridge considera que "fue un verdadero negocio", porque al final el conflicto parecía perdido". "Revalorizando las cien libras de esterlinas por sesenta, el dictador italiano cobraba por sus servicios unas 6.000 libras con el cambio actual".
La historia, la resume este docente que explica los entresijos del intercambio. El reclutamiento y los pagos corrieron a cargo del teniente coronel Samuel Hoare, de la inteligencia militar que ya había organizado en Roma una red de cientos de agentes, según asegura el estudioso.
"Mussolini fue captado una semana antes de la llegada de la primavera de 1917 para mantener la campaña previa a la Segunda Guerra Mundial". El militar encargado del agente Mussolini también lo mencionó en las memorias que escribió en 1954.
Mussolini se encargaría de movilizar a los veteranos para neutralizar las manifestaciones pacifistas en Milán. La historia sobre el espionaje del 'Duce' ya era conocida, aunque no los detalles, ni lo que le pagaron por ello.
Hace varios días ha sido presentado en Londres un libro con la historia de los servicios secretos británicos, escrita por Christopher Andrew. El autor junto al profesor de Cambridge revisando y leyendo documentos de la época encontraron el pago de cien libras a Mussolini.