Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bolivia se suma al proyecto regional para declarar patrimonio a las rutas incas

Bolivia comenzará el 1 de abril próximo a trabajar en un proyecto de seis países, junto a Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina, para que la UNESCO declare las "rutas incas" como Patrimonio de la Humanidad, informó hoy la prensa local.
Según el diario La Prensa, el ministerio de Culturas señaló que en el país existe un total de 340 kilómetros de rutas incas, tres nacionales y dos consideradas internacionales, que fueron usadas por este imperio precolombino.
Los seis países reunirán toda la documentación sobre estos caminos para presentarlos ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
El principal camino que une a estos países es el llamado "Qapaq Ñan", una extensa red vial que construyeron los incas, y que en los siglos XIV, XV y XVI tenía la misma importancia que la actual ruta Panamericana que atraviesa varias naciones.
El ministerio de Culturas decidió iniciar el 1 de abril próximo un registro de toda la información posible sobre los "Caminos del Inca" nacionales conocidos como el Choro, Takesi y Yunga Cruz situados en el departamento andino de La Paz, publica La Prensa.
También hará lo propio con el camino Viacha-Desaguadero que se vincula con Perú y con la ruta Tupiza-Calahoyo que se conecta con Argentina, de 80 y 90 kilómetros, respectivamente, agrega la fuente.
El director de Patrimonio del ministerio de Culturas, David Aruquipa, explicó que un equipo de expertos visitará durante este año las cinco vías y registrará todos los monumentos y construcciones dejados por la cultura inca, pero además la flora, la fauna y el clima.
La semana pasada, la UNESCO prometió al Ejecutivo boliviano un apoyo de 30.000 dólares para los primeros estudios sobre las vías internacionales, en tanto que el Gobierno aún debe presupuestar los gastos destinados a las investigaciones en las rutas nacionales.