Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las cartas de Borges a Rafael Cansinos Assens podrán conservarse en Sevilla

Fotografía de archivo fechada el 24 de abril de 1973 en Madrid del escritor argentino Jorge Luis Borges. EFE/Archivotelecinco.es
Las cartas que el escritor argentino Jorge Luis Borges escribió a su admirado Rafael Cansinos Assens (Sevilla, 1882-Madrid, 1964) serán custodiadas en Sevilla si prospera el ofrecimiento efectuado por el Ayuntamiento de la ciudad al hijo del escritor sevillano, Rafael Cansinos.
Rafael Cansinos ha dicho a Efe que las cartas de Borges, quien siempre destacó su admiración por Cansinos Assens, sólo son una mínima parte de un epistolario de 5.000 cartas que conserva el Archivo Rafael Cansinos (ARCA) y que permanecen sin catalogar, como el resto de la colección documental y lo que no publicó en vida.
Entre estos inéditos hay casi doscientos manuscritos y mecanoscritos, miles de poemas, docenas de cuentos, novelas, ensayos y diarios.
En el epistolario también hay cartas de los hermanos Machado, Gómez de la Serna, Carmen de Burgos "Colombine", Felipe Trigo y de casi todos los escritores hispanoamericanos que Cansinos Assens trató, por lo que su hijo lo considera uno de los principales epistolarios de la Edad de Plata de la literatura española.
El depositario de este legado literario inédito, Rafael Cansinos, ya ha mantenido una primera reunión con la delegada municipal de Cultura de Sevilla, Maribel Montaño, quien le ha manifestado el interés del Ayuntamiento para que traslade el ARCA a Sevilla.
Rafael Cansinos ha mostrado su disposición a aceptar el ofrecimiento, ya que en Madrid, donde Cansinos Assens vivió la mayor parte de su vida y construyó toda su obra, "todo han sido dificultades y desidia" y la comunidad se ha negado a otorgarle al ARCA la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC).
El hijo de Cansinos Assens considera imprescindible esa declaración para constituir una fundación que catalogue, conserve, publique y divulgue este legado, para lo cual Maribel Montaño le ha garantizado la implicación de la Junta de Andalucía, ya que, ambas instituciones, Ayuntamiento y Junta, deberían ser patronos de la futura fundación.
Según Rafael Cansinos, el ofrecimiento de Maribel Montaño es para alojar el ARCA en dependencias del sevillano Monasterio de Santa Clara, donde se pretende instalar también la denominada Casa de los Poetas, un proyecto originario de la época de Juan Carlos Marset que ha atravesado ya varias vicisitudes.
Aunque aún no se ha firmado ningún documento, el hijo del escritor está satisfecho con el ofrecimiento, del que cree que puede ser la base para la catalogación y estudio del ARCA.
En este archivo se conservan también publicaciones periódicas, recortes de sus colaboraciones como crítico literario, carteles, proclamas y otros impresos muy valiosos de su paso por las vanguardias y de su relación con el mundo judío.
También hay libros de una pequeña parte de su biblioteca -la otra parte se conserva en la Universidad de Río Piedras de Puerto Rico, en la Sala Zenobia-Juan Ramón Jiménez-, objetos como su máquina de escribir y plumas, entre otros efectos personales, mobiliario, cuadros y todo lo que la familia ha conservado del escritor.
Director de la revista "Cervantes" y promotor de aventuras como el ultraísmo, traductor de diversas lenguas --tradujo a Dostoyevski y "Las mil y una noches"-- Cansinos Assens es conocido por sus memorias, "La novela de un literato", publicadas en tres volúmenes.
Esas memorias concluyen con el estallido de la Guerra Civil, y uno de los proyectos de su hijo es publicar su continuación, los "Diarios de Guerra".
Rafael Cansinos quiere que estos "Diarios" se publiquen en coincidencia con el 75 aniversario de la Guerra Civil, entre 2011 y 2014, para lo cual habrá que traducirlos, ya que están escritos en inglés, alemán, francés y árabe, su modo particular de practicar las lenguas.