Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CaixaFòrum de Barcelona reflexiona sobre los "gestos iconoclastas" del arte en una exposición

El CaixaFòrum de Barcelona reflexiona sobre los "gestos iconoclastas" del arte contemporáneo en una exposición comisariada por el granadino afincado hasta ahora en Barcelona Carlos Martín, que invita al visitante a pensar acerca del fenómeno de destrucción, reaprovechamiento y manipulación de las imágenes.
Lo ha explicado al presentar la exposición 'Gestos iconoclastas, imágenes heterodoxas', que se podrá ver a partir de este jueves y hasta el 5 de junio en el marco del programa 'Comisart. Nuevas miradas sobre la Colección La Caixa' que quiere visibilizar a jóvenes comisarios.
La exposición, que cuenta con una veintena de obras de la colección de La Caixa, del Macba y del MNAC, habla sobre el "martirio de las imágenes" con múltiples líneas de reflexión que abordan conceptos como la ausencia, la identidad y el vacío.
La destrucción de imágenes tiene una larga historia con capítulos destacados en diversos lugares del mundo, si bien la iconoclastia ha ido "tomando vigencia" en los últimos años con imágenes como la de la destrucción de patrimonio de Palmira por parte del Estado Islámico y portadas de Charlie Hebdo, ha ejemplificado el comisario.
Martín tira del hilo de estos gestos y muestra sus rastros en el arte contemporáneo de la mano de artistas como Lucio Fontana, Manuel Millares, Pere Portabella, Pedro G.Romero, Valeska Soares, Lucio Fontana, Raymond Hains, Equipo Crónica, Miroslaw Balka y Enzo Cucchi, entre otros.
Más allá de los 16 artistas representados, las referencias citadas de forma directa o indirecta son dispares y, entre ellas, figuran Jesucristo, Marcel Ducham, Arthur Rimbaud, Sigmund Freud, Stéphane Mallarmé, Pablo Picasso y Walter Benjamin.
MÁRTIR SIN CARA Y DISPAROS DE FONDO
La escultura de un Santo mártir del siglo XVIII, cedida por el MNAC, al que se le ha partido la cara se convierte en toda una declaración de intenciones para dar la bienvenida al visitante en un espacio aparentemente tranquilo en el que, para los más atentos, se escuchan algunos disparos de fondo.
"La violencia real sobre la imagen existe", ha destacado el comisario sobre la escultura inicial, que aparece flanqueada por dos esculturas de Valeska Soares que se convierten en una suerte de nichos sin figura en su interior.
Como "rimas visuales" estas esculturas de Soares se intercalan a lo largo del recorrido con otras obras como una imagen de Muzafar Ali del nicho de uno de los budas de Banian, después de su destrucción: "Como si el gesto iconoclasta las hubiera hecho famosas y valoradas", ha subrayado el comisario.
'DECOLLAGE'
Así, una obra de Fontana en que vulnera el espacio sagrado del lienzo con agujeros perforadores, convive con una obra de gran formato que Raymond Hains hizo en Barcelona poniendo en práctica su técnica del 'decollage'.
En un gesto de parodia u homenaje a Donald Judd, el artista Rodney Graham emula al artista minimalista en una suerte de estanterías a las que da especial trascendencia con la etiquetación de volúmenes de Sigmund Freud.
Una película de Portabella sobre el desvalijamiento de la casa del poeta Federico García Lorca y una cinta de Peñafiel que busca la reacción emocional del espectador ante la destrucción por fusilamiento de un arreglo floral sirven como bisagra de una exposición en que llama la atención una virgen negra y, que la directora de exposiciones de la Fundación Bancaria La Caixa, Isabel Salgado, ha elogiado especialmente.