Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cataluña tendrá 44 puntos de venta de pirotencia más respecto al verano pasado para la verbena de Sant Jordi

La Delegación del Gobierno en Cataluña ha autorizado para la verbena de Sant Joan un total de 1.312 puntos de venta de petardos en toda Catalunya, 44 puntos más en comparación con el año pasado, lo que supone un crecimiento del 3,4%, según ha informado en un comunicado.
Los establecimientos de venta pueden ser casetas o locales y se distribuyen por Girona, Lleida, Tarragona y Barcelona, aunque la mayoría se concentran en esta última provincia, que ha registrado 854 solicitudes de puntos de venta más respecto de la verbena pasada.
Los artículos pirotécnicos a usar en estas verbenas se clasifican en cuatro categorías distintas, desde la primera con petardos de muy baja peligrosidad y ruido insignificante disponibles para niños a partir de 12 años, hasta la categoría superior de alto riesgo y destinados a expertos y profesionales mayores de edad.
CONDICIONES Y AUTORIZACIONES
La Directiva Europea establece que todos los artículos deben incluir en la etiqueta el nombre y la dirección del fabricante, el del importador, el tipo de artículo, las edades mínimas de uso, la distancia de seguridad respecto al petardo, la cantidad de material explosivo y la fecha de caducidad.
Para la autorización de un punto de venta, es necesaria la emisión de informe por parte del Área de Industria de la Delegación del Gobierno de Catalunya y de la Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil, además de informar al Ayuntamiento del lugar donde se vende y la posterior inspección del local por parte de la Guardia Civil.
Los espectáculos de fuegos artificiales se clasifican en Trabucaires, Correfocs y Diables y todos deben estar reconocidos como fiesta tradicional catalana o de carácter religioso, y con la condición de poseer el carné de disparador en caso de que se utilicen entre diez y 100 kilos de material explosivo.