Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Col·lecció Bassat pone el foco en arte de los 80 con Moore, Tàpies, Saura y Brossa

La Col·lecció Bassat Art Contemporani de Catalunya, en la Nau Gaudí de Mataró (Barcelona), ha puesto el foco en el arte de los años 80 en una exposición que reúne 57 pinturas, 24 esculturas y tres tapices de 28 artistas como Henry Moore, Joan Miró, Antoni Tàpies, Antonio Saura, Joan Brossa y Joan Josep Tharrats, entre otros.
Según ha anunciado este viernes el museo en un comunicado, el consorcio abrirá su sexta exposición este viernes bajo el título 'Col·lecció Bassat Art Contemporani de Catalunya 1980-1989 (I)', que también cita a Eduard Arranz-Bravo, Josep M.Codina, Miguel Condé, Xavier Corberó, Jaume Genovart y Perejaume.
Entre el conjunto escultórico destaca 'Cinema' de Brossa, en homenaje al séptimo arte, así como la figura en bronce 'Reclining woman' (1980) de Henry Moore, 'Lazy Moon' de Xavier Corberó y el bronce 'Jeune fille' (1981) de Joan Miró.
Por primera vez se presentarán pinturas de Jim Bird, Perejaume, Josep M.Codina, Joan Cruspinera, Lluís Lleó, Josep Pla-Narbona, Miguel Condé y Joan Brossa, además de 'Magnetita' (1981) de Arranz Bravo, una tela sin título de Alfons Borrell y un móvil hecho de caña de bambú pintada de Moisès Villèlia.
En la Nau Gaudí, también se estrena la obra de Alfons Borrell (Barcelona, 1931), un artista poco conocido que expuso en la Fundació Joan Miró y que captó la atención de Joan Eduard Cirlot y Joan Brossa, quien dijo: "Hacia la poesía no solo se va la lengua. También va la pintura de Borrell".
El crítico de arte Francesc Miralles cuenta en el catálogo de la exposición que la década de los años 80 tuvo una importancia decisiva en el mundo artístico catalán: "Recién inaugurada la autonomía, el país se debía organizar para establecer la red que estructurada los organismos que dieran impulso a la creación".
Según Miralles, toda esta expansión provocó un "notable dinamismo" en numerosos círculos de localidades catalanas e hizo aflorar un nuevo concepto sustentado por una nueva gerenación de críticos.