Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Compañía Nacional de Danza homenajea a Granados con un nuevo espectáculo en el Liceu

La Compañía Nacional de Danza (CND) homenajea al compositor catalán Enrique Granados con cuatro coreografías clásicas y contemporáneas en el centenario de su muerte, una de ellas 'Anhelos y tormentos' creada especialmente para la ocasión por Dimo Kirilov, y cuyo estreno absoluto será en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona este viernes.
"Crear un homenaje a Granados, siendo catalán, alrededor de su obra era interesante para venir aquí", ha explicado en rueda de prensa el director artístico de la compañía, José Carlos Martínez, que ha dicho que las cuatro piezas permiten también mostrar el abanico de posibilidades de los bailarines de la CND.
"Hacer una pieza contemporánea de Kirilov con música de Granados me parece que era dar nueva vida a la música de Granados para que el público de hoy entienda su música", ha apuntado Martínez, interesado en esta fusión clásica-contemporánea.
Si 'Anhelos y tormentos' es un estreno absoluto, las coreografías 'In the Night' y 'Vertiginous Thrill of Exactitude' son piezas en las que la compañía se estrena pero que ya han sido representadas por otros grupos, mientras que 'Raymonda Divertimento' ya formaba parte del repertorio de la CND.
Granados será el hilo conductor del espectáculo, aunque la música no será exclusivamente del compositor, sino que también habrá temas de Frédéric Chopin, Franz Schubert y Aleksandr Glazunov.
'Anhelos y tormentos' es una pieza para ocho bailarines, contemporánea y poética, con la pianista Rosa Torres-Pardo en directo en el escenario, partiendo de características del romanticismo y neoromanticismo, explorando la vertiente pasional frente a la profesional.
Sobre este nuevo espectáculo, Kirilov ha admitido que era un reto realizar una obra sobre Granados "sin que pareciera un recital bailado", así como que la música no fuera reinterpretada exactamente cómo Granados la compuso, sino que era necesario concebir la creación como un todo.
INSPIRACIÓN ROMÁNTICA
"Intenté pensar en lo que inspiró a Granados cuando componía esas músicas y muy claramente se inspiraba en los compositores románticos. Entonces pensé en qué se inspiraron ellos y pensé en las características del romanticismo", ha sintetizado el coreógrafo.
Con un vestuario que reinterpreta también el romanticismo -con capas-- Kirilov ha asegurado sentirse atraído por el poder del sentimiento frente a la razón, lo que ha sido el punto de partida de todos los movimientos que los bailarines despliegan sobre el escenario.
Sobre un escenario muy limpio, donde el piano envuelto en hordas de humo es el eje principal, 'Anhelos y tomentos' tendrá a Torres-Pardo en el centro, que ha asegurado que es un lujo tocar rodeada de bailarines: "Les oigo jadear y correr y eso me contagia muchísimo", ha dicho la pianista, que ha reivindicado sobre todo la proyección de un Granados romántico.
Este espectáculo viajará al Centre Cultural de Terrassa, en julio podrá verse en el Teatro Real y poco después en El Escorial, pero como son cuatro piezas también se exhibirán disociadas.
Martínez ha celebrado que la conjunción de danza clásica y contemporánea -unas piezas van con zapatillas de punta y otras son contemporáneas-- permite enriquecer y abrir las miras del público: "Mucha gente nunca ha visto contemporáneo y lo ha visto gracias a esas mezclas, y al revés".
"Hay compañías que, dentro del mismo espectáculo, puedan hacer piezas tan diversas: al llegar yo la compañía era exclusivamente contemporánea, ahora hemos incorporado bailarines con técnica más clásica y tenemos una compañía que tiene dos vertientes que conviven muy bien", ha dicho.