Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Concluye una feria abierta a todos los géneros del tebeo

Unas 100.000 personas han visitado el Salón del Cómic de Barcelona. La 26 edición de este encuentro ha sido una de las más importantes. Tres genios vivos del arte del tebeo estuvieron invitados a la Ciudad Condal: Quino, Peter Bagge y Moebius. También hubo espacio para celebrar el 50 cumpleaños de Mortadela y Filemón, y recordar la censura del siglo XX en España.
Son tres artistas únicos. Moebius es el dibujante de la ciencia ficción. No sólo en sus obras El Iscal y Los Metabarones, con guiones del chileno Alejandro Jodorowsky. También participó el diseño de tres películas clave en la década de los ochenta: Alien, Tron y Blade Runner. La quintaesencia de la ciencia ficción. Así como el Teniente Blueberry, un clásico de la historieta.
Peter Bagge, por su parte, es el más directo discípulo de Robert Crumb, el pionero del comic underground estadounidense. La serie ‘Odio’ de Bagge retrataba con sarcasmo, humor negro e ironía a la generación de los noventa. La que se tuvo a bien llamar "generación x". En España, gracias a Hernán Migoya, ex director de El Víbora, cuenta con legiones de seguidores de las desventuras de Buddy Bradley, el protagonista de la adictiva serie.
Y, por último, Quino. Autor de la célebre Mafalda y un sin fin de libros de humor gráfico, este argentino siempre ha interpretado la realidad desde un punto de vista crítico no exento de ternura e ironía.
Auténticos
Los tres han estado invitados a 26 Salón del Comic de Barcelona. Y sus declaraciones han estado a la altura de su reputación. Moebius, admirador reconocido del dibujo japonés, arremetió contra el manga e invitó a los jóvenes dibujantes a competir contra él.
Por otro lado, Bagge trató de reivindicar su independencia. Para el de Seattle, gestos suyos como renunciar a dibujar los carteles de ‘Padre de familia’ porque "la serie es una mierda’ o renunciar a que la MTV emitiera una serie sobre ‘Odio’ pero con bajo presupuesto, dicen mucho de su autenticidad. Del mismo modo que se siente orgulloso de su fans españoles, que le hacen sentir "como David Hasselhof".
Crisol del cómic mundial
Para Carles Santamaría, director del salón, el  certamen "se ha convertido en un gran referente a nivel internacional por el número de visitantes, expositores y actividades culturales, además de por su vocación universal a la hora de mostrar todas las tendencias de todas partes".
 El salón, que abrió sus puertas el pasado jueves, ha reunido a 140 expositores nacionales e internacionales en los 16.000 metros cuadrados del Palacio 8 de la Fira de Barcelona. AGE