Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corella dice que la obsesión española por el deporte pone "orejeras" para ver ballet

El bailarín Ángel Corella. EFE/Archivotelecinco.es
El bailarín Ángel Corella lamentó hoy que la danza clásica ha desaparecido "casi completamente" de España y lamentó "la obsesión" nacional con el deporte, que lleva a ponerse "orejeras" y no darse cuenta de que hay público para otras cosas, y que no es "ni elitista ni minoritario".
Así lo manifestó el bailarín en la rueda de prensa que ofreció hoy en el Auditorio de Tenerife con motivo de la presentación de "La Bayadera", el espectáculo que representará el viernes y el sábado su compañía, el Corella Ballet Castilla y León, para cerrar la temporada de la Orquesta Sinfónica de la isla.
Ángel Corella aseveró que en España "no nos estamos dando cuenta" que hay público para toda clase de espectáculos y más bien se aplica el dicho, afirmó en alusión al deporte, de que "si no quieres caldo, toma 700 tazas".
Por el contrario en el Metropolitan de Nueva York hay entradas desde 10 euros y hay público "con chaqueta y también jóvenes con vaqueros".
Además se afirma que la danza clásica "sólo le gusta a las mujeres" y de su experiencia en los escenarios "al final es todo lo contrario", porque hay una parte "atlética, emotiva, de escenografía, de música y de vestuario", agregó Corella.
"Hay que incentivar la danza y el arte en general", afirmó el bailarín, quien fue nombrado bailarín principal del American Ballet en 1996, y que aseguró que uno de los problemas en España es que no hay "un entendimiento" de la danza clásica.
Como ejemplo dijo que él aprendió "Giselle" viendo bailar a Baryshnikov, éste lo hizo de Nureyev y éste a su vez de Nijinski, y otro problema en España es que las instituciones públicas creen que la danza clásica "es muy costosa", lo que "se tiende a exagerar".
Paradójicamente ello lleva a que se esté apoyando "bastante mediocridad", pues no se trata "de revolcarse por el suelo".
Esta equivocación ha supuesto que en veinte años no haya habido una compañía de danza clásica como la que fundó él en 2008 y asegura que la gente en España piensa que este tipo de ballet "está pasado de moda", por lo que se preguntó "por qué somos tan listos" cuando todos los grandes teatros internacionales tienen una compañía estable.
Sin embargo el público "reacciona" y de hecho cuando se programó "La bayadera" en septiembre de 2008 se vendieron todas las entradas a los quince minutos de ponerse a la venta en internet.
Sobre este espectáculo dijo que se trata de una historia "bastante compleja", que comparó a un culebrón venezolano, y afirmó que eligió esta obra porque es uno de los espectáculos donde más importancia tiene el cuerpo de baile.
"Querían que vieran una compañía de gran categoría y no que se trata de Ángel Corella y lo demás es relleno", apostilló.
Aseguró que la compañía, compuesta por 60 bailarines, ha pasado "dos días mágicos" en Tenerife y mostró su convicción de representar en España el repertorio clásico de ballet.
Al respecto, precisó que el viernes pasado representó "Giselle" con el American Ballet y el domingo siguiente regresará a Nueva York para "El lago de los cisnes".
"Sigo conectado al American Ballet porque me ha visto nacer como artista, pero el 90 por ciento del tiempo lo paso con la compañía porque los bailarines necesitan respeto, cariño y alegría", aseguró.
Por ello consideró que cuando deje de bailar la compañía tendrá una solidez suficiente para continuar "cuando yo no esté pegando saltos".
Corella elogió además a la Orquesta Sinfónica de Tenerife, de la que se declaró "impresionado" por su "calidad y claridad" a la hora de acompasar los tiempos de la obra al paso de los bailarines.
La Orquesta estará dirigida por Philip Ellis y entre los bailarines figuran la hermana de Ángel Corella, Carmen, los estadounidenses Ashley Ellis y Nehemiah Kish, la japonesa Kazuko Omori y la cubana Adiarys Almeida, entre otros.