Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Daniel Monzón: "Las candidaturas a los Goya han aparcado mi vida"

Obligado a aparcar su vida. Así vive Daniel Monzón desde que . "Cuando me dijeron que teníamos 16 nominaciones lo único que pude sentir es alegría. Te ves obligado a aparcar tu vida, pero bienvenido sea este paréntesis", confiesa satisfecho por el éxito de su trabajo.  'Celda 211' acaparase 16 candidaturas a los premios Goya
Cuando la novela de Francisco Pérez Gandul llegó a las manos de Daniel tuvo claro que era la película que quería rodar. Un acierto que ha colocado su cinta como la tercera más vista de la cartelera. Además, aspira a los Goya más codiciados entre ellos los de Mejor dirección, Mejor película, Mejor dirección artística y Mejor actor.
Los nervios aún están dormidos para Daniel Monzón y cuenta que el domingo probablemente se desaten . Sabe que la competencia es dura y su principal rival, 'Ágora', es un titán difícil de batir. "La competencia es excelente, los directores tienen una carrera histórica. Tengo un cuarto de las posibilidades". Por si acaso, se ha impuesto "la quiniela de no ganar nada" por aquello de recibir cada premio como un regalo.
'Celda 211" conecta con el espectador y el 'boca a boca' ha llevado a las salas a millón y medio de espectadores. "El premio es que el público ha entrado en los cines y se sigue emocionando con la película", asegura el realizador.
Tosar y Ammann, "el golpe definitivo"
Monzón está "especialmente contento de que se haya valorado la solidez del reparto". 'Celda 211' es un drama carcelario que 'sucede en 30 horas entre cuatro paredes. "Un reto a nivel de estilo" para el que necesitaba "interpretaciones creíbles". Con la felicidad que le dan las 16 nominaciones, Monzón relata que el casting para encontrar a sus elegidos duró un año. "La elección del reparto es una de las claves. Sin ellos, no sería la película que se está viendo en las pantallas".
Tosar fue el único actor que vio claro desde el principio. "Luis da a 'Malamadre' una profundidad y una naturalidad pasmosa. 'Malamadre' es un toro con una animalidad primitiva y siempre supe que Luis Tosar era el único para este personaje", reflexiona Monzón.
'Malamadre' comparte protagonismo con Juan Oliver, un funcionario de prisiones que se ve convertido a su pesar en un preso más tras un desafortunado motín. Elegir al actor que iba a dar vida a Juan Oliver fue otro de los escollos a superar. "Desde el principio supe que Juan Oliver tenía que provocar una empatía directa con el personaje y no podía ser un actor que se identificase con papeles anteriores".
Daniel Monzón buscaba un actor sin un bagaje previo, un novel contra la experiencia y el saber hacer de Tosar. Alberto Ammann tardó un año en llegar. "Mis directoras de casting recordaron que habían dado un premio a Alberto Ammann y cuando vi la prueba que le habían hecho supe que había nacido para ser protagonista".
El contraste de Ammann con Tosar fue el golpe definitivo . "Son una pareja perfecta. Alberto trabaja desde la naturalidad y su belleza clásica contrasta con la imagen de Tosar metido en el papel de 'Malamadre'", reflexiona el director. Ammann demostró estar "abrazado" a su personaje según cuenta Monzón. .