Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Demi Lovato: "Cuando golpeas a alguien en un avión, suficiente es suficiente"

Demi Lovato salió de rehabilitación en febrero. Foto: Gtrestelecinco.es
Demi Lovato ha decidido hablar de su incidente en un avión con una bailarina, a la que pegó, y su decisión final de buscar ayuda para solucionar sus trastornos con la comida, su forma de autolesionarse y su trastorno bipolar.
La estrella, de 19 años, entró en rehabilitación debido a "problemas emocionales y psíquicos" en noviembre después de pegar a la bailarina Alex Welch en la cara durante su tour con los Jonas Brothers.
Por lo visto, creyó que Alex, de 21 años, había contado a los managers del tour sus travesuras en la salida nocturna. Demi se enfrentó a ella en un vuelo a Perú y la discusión se volvió física.
"Lo sentí como si me hubiera traicionado", señala Demi a la revista Elle, en su versión americana, que la muestra posando en una sesión de fotos. "Fue el punto final".
Se cree que su crisis emocional estalló cuando su ex novio Joe Jonas inició una relación sentimental con la estrella de 'Crepúsculo' Ashley Greene (con la que ha roto recientemente).
Sin embargo, Demi insiste en que ella tenía otros muchos asuntos. "No me creería que mi crisis se debiera a un chico. Hay muchas otras cosas en mi vida", insiste.
Demi, que de niña sufrió las burlas de otros niños por su peso, explica que empezó a comer de más con 8 años. "Aquellas chicas nunca me explicaron por qué se burlaban de mí. Una de las palabras que usaban era 'gorda'. A esa edad, piensas 'Oh, no tengo amigos porque soy gorda'".
Cuando llegó la depresión, tres años después, ella empezó a hacerse cortes. En 2008, su publicista intentó tapar la verdad después de que Demi llegara a una alfombra roja con marcas en su muñeca.
"No creo que estuviera lista para hablar de mis problemas entonces, pero podría haber sugerido algo mejor que unas pulseras pegajosas", señala. "No hay que decir que la publicista ya no está con nosotros. Quiero decir, está viva".