ESPAÑA-HISTORIA

Elliott explora la política, la sociedad y la cultura de España y el ancho mundo

En "España, Europa y el mundo más amplio" (1580-1800), el hispanista británico J.H. Elliott explora la política, la sociedad y la cultura de España en el contexto colonial, estableciendo siempre interesantes comparaciones con lo que ocurre durante esos mismos siglos en Gran Bretaña y Francia.
El historiador John H. Elliot tras ser investido doctor honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid el 2 de junio de 2003. EFE/Archivo

Parafraseando al gran poeta metafísico inglés John Donne, Elliott escribe que "ninguna nación es una isla" para explicar cómo la temprana España moderna era ya parte de una comunidad de entidades políticas que abarcaba desde ciudades Estado y repúblicas como Venecia a lo que él llama "monarquías compuestas supranacionales".

Felipe II y sus sucesores de la Casa de Austria gobernaron una monarquía de ese último tipo, integrada por una compleja red de reinos y provincias en el continente europeo y un gran imperio transatlántico.

Como en su libro anterior, "Imperios del Mundo Atlántico: Gran Bretaña y España en América, 1492-1830", Elliott analiza en su nueva recopilación de ensayos, publicada por la Yale University Press, cómo políticos y pensadores de uno y otro imperio supieron fijarse en el rival, bien para imitarlo, bien para no caer en sus mismos errores.

Así, por ejemplo, señala cómo Sir Henry Savile estudió la unión de las coronas de Castilla y Portugal en 1580 bajo Felipe II, que permitió conservar las identidades separadas de los dos reinos, a la hora de buscar un modelo para el proyecto de Jacobo I de unión entre Inglaterra o Escocia.

El problema de cómo conservar una monarquía compuesta, que se le presentó también a Francia con el Béarn (1620), es algo que preocupó, nos recuerda Elliott, a los mejores pensadores políticos del momento como Giovannii Botero, Tommaso Campanella o Baltasar Álamo de Barrientos.

Elliott repasa críticamente el fracaso del Conde Duque de Olivares tendente a integrar los reinos y provincias de la Península Ibérica y la admisión por una generación posterior -la de Saavedra Fajardo- de que en el reconocimiento de la diversidad radicaba el éxito de un gobierno, algo con lo que la homogeneizadora monarquía francesa iba a mostrarse en total desacuerdo.

El autor dedica otros ensayos a explicar la fascinación que en su época de hegemonía mundial España ejerció sobre otros Estados europeos, la popularidad del español entre las clases dirigentes de la Inglaterra isabelina: lo hablaban tanto la reina Isabel I como su secretario de Estado lord Burghley o su hijo y ministro tanto de esa reina como de Jacobo I, Robert Cecil, entre otros.

Y documenta cómo esa admiración por España se convierte a partir del siglo XVII en una percepción negativa y cómo entonces proliferan las advertencias sobre las atroces consecuencias de los "gobiernos tiránicos" y sus prácticas en el Nuevo Mundo.

Según esas voces críticas británicas, España había antepuesto en América "la conquista al comercio", "la plata al cultivo de las tierras y al fomento de la industria", y eso era algo que Inglaterra debía evitar pro encima de todo.

Al mismo tiempo, en España, sobre todo después del tratado de Utrecht, con la pérdida de sus posesiones europeas, comienzan a oirse también voces como la de Campomanes que recomiendan a sus gobernantes estudiar los métodos y prácticas de sus rivales europeos como Francia, Inglaterra o la República de los Países Bajos.

Elliott contrasta en otros ensayos las distintas formas de gobierno de Richelieu y Olivares y busca explicaciones al hecho de que en Castilla, pese al descontento social y político, no se produjesen revueltas populares, como ocurrió en la periferia (Cataluña o Andalucía) o en Francia, con las guerras de la Fronda.

Asimismo analiza las diferencias entre las formas de posesionarse del territorio indígena por parte de ingleses y españoles, o compara la proliferación del mestizaje entre españoles e indígenas, fenómeno impulsado desde la propia Corona, con la repugnancia inglesa a los matrimonios mixtos por miedo a la "degeneración de la raza".

Finalmente, el hispanista y premio Príncipe de Asturias se ocupa en otros trabajos del Mediterráneo en tiempos de El Greco, siguiendo la trayectoria del pintor desde su Candía (Creta) natal hasta Toledo, de la vida cortesana en la época de Rubens o Van Dyck, y dedica un ensayo, ameno y erudito como todos los suyos, a Velázquez y su mundo.

Joaquín Rábago

Déjanos tu opinión

Informativos a la carta

Informativostelecinco.com

Dramático rescate en Barcelona

Un incendio en una vivienda de Barcelona hizo que un matrimonio viviera momentos de pánico. La pareja tuvo que refugiarse de las llamas en el balcón de su casa. Mientras, los bomberos trataban de apagar el fuego. Los dos fueron trasladados al hospital con heridas graves. La mujer presenta quemaduras en un 35% de su cuerpo y el hombre en un 20. Todo apunta a que el incendio se originó en la cocina.

Tarjetas Black

El letrado de Blesa afirma que las pruebas de Bankia están manipuladas

Salto a la valla

Zoido: la mayoría de los imigrantes que han saltado "han sido detenidos".

Nuevos formatos en mtmad.es

¡Descubre mtmad, el nuevo canal de vídeos sólo para Internet de Mitele!

mtmad.es selecciona el talento que ya triunfa en Internet, crea nuevos influencers y se atreve con una vuelta de tuerca a algunos de los protagonistas de nuestra tele. ¡Descúbrelo!

¡Escúchanos!

Todos los programas de la radio online de Mediaset están en Radioset.es

Universo Iker, MorninGlory, Partido a partido... ¡En directo y en podacast!

'GH' en tus manos

¡Vive el reality con contenidos inéditos!

'La Voz' en tu móvil y tablet

¡Disfruta con contenidos inéditos!

La APP de Mediaset Sport

El deporte, en tu tablet o smartphone.

Descárgate la app de mitele

Series, programas, deporte, en directo...

La app de MotoGP

Carreras, clasificaciones, pilotos...

mostrar

Publicidad