Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elvis Costello muestra su ADN country en los Veranos de la Villa

El músico británico, Elvis Costello, que se presentó anoche en concierto en los Veranos de la Villa. EFE/Archivotelecinco.es
Elvis Costello se ha agarrado con fuerza a los sonidos del sur estadounidense y no parece muy dispuesto a soltarlos, como ha mostrado esta noche al público de los Veranos de la Villa, que ha disfrutado de un músico que, aunque londinense, ha interiorizado el ADN del country y el bluegrass como si hubiera nacido en Tennessee.
Testigo de semejante mutación genética, el madrileño escenario de Puerta del Ángel se deshizo en aplausos ante el espectáculo ofrecido por Declan MacManus y sus nuevos compañeros de fatigas, The Sugarcanes.
Se ha repetido una y mil veces que Elvis Costello es tan inteligente como buen músico, lo que siempre le ha llevado a rodearse de las personas idóneas en los momentos oportunos. A modo de ejemplo, basta mencionar nombres tan ilustres como Nick Lowe, Steve Nieve, Burt Bacharach o Allen Toussaint.
Al margen de las colaboraciones, Costello también se distingue por un tino especial cuando se trata de elegir sus bandas de acompañamiento. Nada se puede descubrir ya de The Attractions y The Imposters, pero sí de los actuales The Sugarcanes, cuya observación en directo resulta un ejercicio tan recomendable como refrescante.
Si además se suma una temperatura agradable y un público entregado, la jugada no podía por menos que salir redonda. Y salió.
Los que esperaban un repaso en profundidad al nuevo disco del artista, "Secret, profane & sugarcane", se equivocaron de cabo a rabo. Elvis Costello prefiere hacer turismo por sus extensa discografía, picoteando un éxito aquí y otro allá, para luego barnizar todas las piezas con una delicada capa de country.
Así aconteció desde las iniciales "Blame it on cain", "Good year for the roses", "New Amsterdam" y "Mystery train", una versión del himno que popularizó otro Elvis, de apellido Presley en este caso.
"La próxima canción es la historia de un hombre que encontró su camino más allá de la cerveza, el vino tinto y el whisky; directo a la absenta", bromeó Costello antes de atacar "Down among the wines and spirits".
La actuación marchaba a velocidad de crucero y el intérprete aprovechó para dar a conocer su nueva vocación: cómico de 'stand-up'. No se tenían noticias sobre ese aspecto de su personalidad, pero Costello hizo las delicias del respetable con sus historias sobre Bob Dylan o la eliminación inglesa en el Mundial de Sudáfrica.
"Complicated shadows", "Angels wanna wear my red shoes" y "The delivery man" prepararon el terreno para el tema inédito "Jimmie standing in the rain", que reclamó la cuota de protagonismo para las composiciones más reposadas.
No era cuestión de dejar a la audiencia exhausta cuando todavía no se había completado la primera mitad de concierto, así que Costello optó por decelerar un poco más el ritmo con "Friend of the devil" y "Everyday I write the book". Ahí se terminaron las contemplaciones.
La adrenalina y la euforia volvieron a dispararse con "Don't lie to me" y "Sulphur to sugarcane", mientras que el honor de cerrar la velada antes de los bises corrió a cargo de la desgarradora "I want you".
"Leave my kitten alone" y "Alison" finiquitaron la primera parada en la gira española de Elvis Costello, que cuenta con fechas confirmadas en Huelva -hoy-, Zaragoza -sábado-, San Sebastián -domingo- y Santiago de Compostela -martes-.
Julio Soria