Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FIP condena el acoso sufrido por periodistas en la Franja de Gaza

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) ha acusado este jueves al Gobierno de Hamás en la Franja de Gaza de haber acosado a miembros del Sindicato de Periodistas Palestinos (PJS).
El presidente de la Federación, Jim Boumelha, ha remitido este jueves un escrito al primer ministro gazací, Ismael Haniyeh, en el que ha informado de que algunos periodistas fueron amenazados e intimidados para obligarles a cesar su actividad profesional. Algunos se enfrentan a cargos por desempeñar "actividades ilegales" y por no ceder a las presiones políticas.
"Consideramos las acusaciones sobre los periodistas maliciosas y que deberían de ser retiradas inmediatamente". "Deberían poder trabajar sin restricciones y la prohibición para poder viajar libremente debería ser eliminada", ha dicho Boumelha en el escrito hecho público a través de un comunicado.
La cruzada contra los periodistas palestinos se intensificó tras la elección de los miembros del Sindicato en marzo de este año e incluso las fuerzas de seguridad del partido-milicia palestino atacaron las oficinas del PJS en Gaza.
Según el PJS, el vicepresidente del sindicato, Tahseen al Astal, y otro de sus miembros están siendo investigados por la fiscalía y se les ha prohibido viajar. "La investigación se ha iniciado poco después de que ambos funcionarios decidieran no cesar su actividad en el Sindicato", ha afirmado el PJS.
Asimismo, "la FIP y sus miembros mantienen su independencia ante cualquier posible forma de influencia, incluyendo la política", ha declarado Boumelha. Desde la Federación, aplauden la negativa de los miembros del Sindicato a ceder ante las presiones de Hamás e instan al Gobierno a finalizar las acusaciones.