Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia y Polonia plantean un indulto para Polanski

"En un estado de derecho no se pueden hacer diferencias. Sería incomprensible que una persona que está fuera de la ley se beneficie de un trato específico", afirmó Widmer-Schlumpf.
Polanski fue detenido en Zúrich debido a un caso judicial pendiente con Estados Unidos desde 1978.
El cineasta había viajado a esta ciudad para recibir un premio por su carrera como director.
Actualmente, el realizador está detenido a la espera de ser extraditado. La ministra desmintió categóricamente que el asunto se trate de un tema político. "Suiza no ha tenido presiones de los americanos. La política no tiene nada que ver con este asunto", señaló, y dejó claro que su país ha actuado de forma correcta.
Widmer-Schlumpf explicó que se pudo proceder al arresto de Polanski porque se sabía con anticipación que el cineasta iba a llegar a territorio suizo. La ministra explicó que la vez anterior que el cineasta estuvo en la Confederación no se pudo proceder a su detención porque las autoridades tuvieron conocimiento de su presencia demasiado tarde.
La propia ministra afirmó que es probable que Polanski apele la decisión de extradición.
Polonia y Francia pide su liberación
Polonia y Francia han decidido unirse para pedir a Washington su liberación. El jefe diplomático polaco, Radoslaw Sikorski, ha declarado que él y Kourchner van a pedir a la secretaria de Estado de EEUU, Hilary Clinton, que reclame a Suiza la liberación de Roman Polanski. Y han planteado la posibilidad de que el director de cine se acoja al derecho de gracia (o indulto).
El ministerio galo agrega en su nota que el embajador francés en Suiza y el cónsul general francés en Zúrich se han puesto en contacto con las autoridades suizas para "ejercer lo más rápidamente posible el derecho de visita consular" al detenido.
El caso comenzó en 1977, cuando los padres de una adolescente de 13 años interpusieron una querella contra Polanski, acusado de drogar y violar a la joven, que era modelo.
El cineasta se declaró culpable de "relaciones sexuales ilegales", por lo que fue enviado a prisión en "evaluación" durante tres meses, aunque sólo pasó 47 días.
A finales de 1978, al día siguiente de una reunión entre sus abogados y un juez que había dejado entender que quería volver a enviarlo a la cárcel, Polanski, en libertad bajo fianza, tomó un avión hacia Europa y nunca más volvió a suelo estadounidense.
El Tribunal Superior de Los Ángeles desestimó el pasado mayo, de manera definitiva, la petición de los abogados de Polanski para sobreseer los cargos por abuso sexual.      LA