Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gleichmann reinventa la historia europea a través de una familia judía con 'El elixir de la inmortalidad'

La editorial Anagrama ha publicado la primera novela del escritor húngaro Gabi Gleichmann (Budapest, 1954), 'El elixir de la inmortalidad', en la que reinventa los últimos 1.000 años de la historia centroeuropea, a través del prisma de una familia judía que relata Ari Spinoza en su lecho de muerte.
"Todo lo que hay en el libro es absolutamente cierto porque yo he inventado esta historia de Europa", ha ironizado el novelista este jueves en rueda de prensa en Barcelona, donde ha dicho que el libro da voz a las minorías, las verdaderas víctimas de la historia.
En la novela, cuyos beneficios se destinarán a la editorial para jóvenes escritores que tiene con su esposa, Gleichmann homenajea al filósofo Baruch Spinoza bautizando con su nombre al protagonista: un hombre sin hijos que en su agonía reconstruye la historia que le contó cuando era pequeño su abuelo en Budapest sobre su familia, guardiana del secreto de fabricación del elixir de la inmortalidad.
Gleichmann ha mostrado su fascinación por Spinoza, de quien ha destacado que fue un gran pensador y una de las personas que "cambió claramente Europa" para que fuera más abierta respetando la individualidad, puesto que disparó contra los cementos de la iglesia establecida y abrió la puerta al pensamiento científico y crítico.
Escritor de ensayos y crítico literario, Gleichmann (Budapest, 1954) se mudó a los 10 años a Suecia con su familia porque su padre era diplomático, donde estudió Literatura y Filosofía; después trabajó de periodista y fue presidente del PEN Club Internacional, y en 1998 se asentó en Oslo (Noruega) con su esposa y se apartó durante 12 años de la vida pública para leer y cuidar de sus hijos, contándoles historias.
ESCRITO EN SEIS MESES
Ha explicado que escribió el libro en solo seis meses porque lo había estado gestando durante 30 años, si bien aún no se había lanzado a la ficción por timidez: "Tengo que confesar que tengo grandes amigos escritores y pensaba: si hago una mala novela no querrán que me relacione más con ellos".
Según ha dicho, también había una motivación personal detrás de la novela porque quería legar a sus tres hijos "la historia con acento judío centroeuropeo", ya que no les podía ofrecer una tradición judía en el sentido religioso pero sí en el aspecto intelectual.
Gleichmann sostiene que la historia europea no es solo "la Ilustración, Rembrandt, Mozart o los edificios fantásticos de Barcelona", sino también es sinónimo de represión, totalitarismos, fascismos y comunismos, ha explicado el escritor, cuyos abuelos murieron en el Holocausto.
Ha buscado que 'El elixir de la inmortalidad' sea una "novela total" que cubriera todos los aspectos de la vida como la tradición literaria latinoamericana, de la que es un gran admirador --especialmente de Gabriel García Márquez y de Mario Vargas Llosa--, y que también ha querido reconocer con este libro.
Los derechos de la novela, inicialmente escrita en sueco, fueron vendidos a 10 países antes de ser publicada en Noruega, donde se ha convertido en un 'bestseller' y ha sido traducida a 15 idiomas.