Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guédiguian ahonda en el mundo de la solidaridad y la coherencia personal frente al egoísmo en su obra

El director francés Robert Guédiguian ahonda en temas como la solidaridad y la construcción y mantenimiento de la coherencia personal frente al egoísmo en su trabajo 'Las Nieves del Kilimanjaro', presentado este jueves en la Sección Oficial de la 56 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), en la que compite por la Espiga de Oro.
Recibida con un caluroso aplauso por parte del público la cinta, interpretada por Ariane Ascaride, Jean-Pierre Darroussin y Gérard Meylan, entre otros, "habituales" del director francés, hace un viaje al interior a través de una historia cotidiana, la del matrimonio formado por Michel y Marie-Claire, que tras 25 a os de matrimonio sustentan una familia y conservan los ideales que eligieron y por los que han luchado en los últimos años.
Representante de los trabajadores en su empresa, Michel sale elegido, por sorteo, en la lista de 20 personas que tienen que abandonar la compañía y, pese a haber podido evitar esa situación, precisamente por su condición de sindicalista, comienza una nueva vida que al principio le aturde y a la que dan color sus nietos, en los que centra la mayor parte de su tiempo.
Consciente de que su decisión es fruto de la coherencia con la que se ha planteado la vida, Michel encuentra apoyo en Marie Claire, que trabaja en casa de una señora dentro pero también fuera ya que desempeña el rol de la hija que la anciana tiene pero con la que no puede contar.
Las cosas cambian de manera drástica cuando, tras la celebración de una fiesta por sus bodas de Plata a la que invitan a su familia, amigos y trabajadores despedidos junto a Michel, en la que reciben como regalo un viaje a Tanzania y dinero sufragado por todos, son víctimas de un asalto en su casa, una noche, durante una partida de cartas con la hermana de Marie Claire y su marido.
La violencia ejercida contra ellos es más impactante para el matrimonio que el robo del cofre con los billetes y el dinero y de un cómic que Michel recuperó a os después de su desaparición y, tras el susto inicial --la hermana de Marie Claire se ve fuertemente impactada por los hechos-- y una lesión de hombro de Michel, comienzan sus intentos para entender lo sucedido.
UN COMPAÑERO
Pero las dificultades empiezan cuando, en un autobús y por casualidad, Michel descubre la vinculación entre un joven compañero despedido junto a él y el asalto a la casa, por lo que lo pone en conocimiento de la Policía, que consigue detener al joven y descubrir el destino del dinero sustraído: el pago del alquiler y la compra de comida.
El encuentro entre Michel y el joven Christophe, con quien el protagonista pierde los papeles hasta abofetearle, y la acusación del joven sobre su condición burguesa y la opción de haber recibido dinero "bajo cuerda" de la empresa con motivo de su marcha, atormentan a Michel, quien comienza a dudar sobre la idoneidad de haber delatado a un compañero y baraja la posibilidad de retirar la denuncia.
Su cuñado y mejor amigo, Raoul, trata de hacerle ver un día que lo que tiene, lo que él vincula con su condición "burguesa", es fruto del trabajo de a os --"los jóvenes creen que esto es así desde siempre-- y que el atraco del que fueron víctimas no es para nada merecido.
Dedicado al reparto de publicidad, el matrimonio comienza, a escondidas el uno del otro pero de manera paralela, a acercarse a los dos hermanos menores de Christophe, que viven solos tras su detención y que, a la espera de una actuación por parte de los servicios sociales, son alimentados, vestidos y entretenidos por Marie Claire, quien encuentra una vía de escape en una cafetería que, regentada por un camarero muy especial, le aporta calma y sonrisas a través de bebidas vinculadas a sus estados anímicos.
Un segundo encuentro con Christophe antes de ser juzgado, quien de nuevo le lanza duras acusaciones por el modo de haber decidido los despidos, sin tener en cuenta la situación familiar de cada uno, llevan a Michel a entregar a los dos menores el dinero procedente del canje de los billetes para su viaje a Tanzania aunque finalmente no será necesario: Marie Claire y él deciden, de manera conjunta, ayudarles.
Su decisión de paliar, de este modo, el perjuicio causado por el encarcelamiento de Christophe --Michel retiró finalmente la denuncia--, no es comprendido en absoluto por sus dos hijos, que alejados de los principios de sus padres creen, egoístamente, que sus nietos se verán relegados.
EL DIRECTOR
Robert Guédiguian nació en 1953 en el barrio de 'l'Estaque', en Marsella, de padre armenio y madre alemana y a mediados de los años 60 se trasladó a París para estudiar Ciencias Sociales y Economía.
En 1980 debutó como realizador con 'Dernier été', firmada conjuntamente con Franck le Wita y cuya historia se desarrolla en su barrio natal; para aquel rodaje se rodeó de un grupo de amigos, técnicos e intérpretes, encabezado por Ariane Ascaride, Gérard Meylan y Jean-Pierre Darroussin, que le han acompañado a lo largo de su filmografía.
Es uno de los fundadores de Agat Films y Ex Nihilo, productoras de numerosos cineastas franceses y con las que él mismo ha financiado sus películas de ficción y documentales para la televisión.
La 44 Semana Internacional de Cine de Valladolid le dedicó un ciclo y un libro a su obra completa; al año siguiente obtuvo la Espiga de Oro por 'La ciudad está tranquila' y en 2002 presentó 'Marie-Jo y sus dos amores' en la Sección Oficial. En 2009 regresó al certamen con 'El ejército del crimen', que fue reconocida con el Premio Especial del Jurado y el Premio al Mejor Guión.