Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ICAA se reúne con productores y analistas financieros para unir esfuerzos

El Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA) ha organizado una jornada de trabajo para reunir a los sectores de la producción y creación cinematográfica con inversores y analistas financieros para que "se pierdan el miedo los unos a los otros" y vean los beneficios de trabajar juntos.
Así lo ha explicado hoy el director del ICAA, Ignasi Guardans, antes de inaugurar la jornada -la primera de estas características que se celebra en España- y que cuenta con una treintena de expertos nacionales y extranjeros, entre los que se cuentan los máximos responsables de las asociaciones profesionales del sector.
En la mesa inaugural, que moderó Guardans, el responsable ministerial advirtió de que el modelo de negocio del audiovisual ha cambiado, haciendo "saltar por los aires la industria".
"Al llegar, he visto a algunos de los presentes con su iPad. Es una metáfora de hacia donde vamos, el símbolo claro de la situación: cambia el modelo de negocio entero, cambia la estructuración completa", ha dicho Guardans, pero no pueden cambiar "las ganas de hacer cine, la capacidad de crear y la demanda de contar historias".
Desde ese punto de vista, ha llamado la atención de creadores y productores que "deberán replantearse su papel, porque ya no podrán llamar a dos o tres puertas -al ministerio, la comunidad y a la televisión- y con eso armar una película: ese tiempo pasó", ha advertido.
Habló de rebajas fiscales, dijo que "la relación con Hacienda es buena" y que el ministerio "entiende que es mucho más interesante el apoyo con desgravaciones que atraigan la inversión privada que el apoyo puro y duro de la subvención".
"No habrá una sustitución de una por otra, pero es obvio que cuanta más inversión privada haya estimulada fiscalmente, menor peso irá teniendo la subvención".
Y aunque siga habiéndolas, ha dicho, una película sólida necesita otro tipo de financiación.
"Necesitamos que los que tienen los recursos los que asesoran, analizan los riesgos y deciden dónde se pone el dinero entiendan esta industria", una idea que "no está suficientemente presente en España; por ello, hoy los hemos mezclado a todos en una misma sala", ha resumido Guardans.
Y en la sala se juntaron analistas financieros españoles, expertos internacionales en inversión cinematográfica, entidades de capital-riesgo, bancos privados y banca pública (el ICO) junto a productores, creadores, vendedores y "todos cuantos forman parte de la industria del cine, para dar un mensaje de colaboración".
"El objetivo es que se conozcan y se pierdan el miedo unos a otros. Invertir en cine y en creación, cuando se hace bien, es un negocio que, con los tiempos que corren, puede ser menos arriesgado que invertir en la bolsa de Nueva York", ha concluido Guardans.
El presidente de FAPAE, Pedro Pérez, ha valorado la intención del lema de la jornada -"Una nueva mirada a la financiación e inversión en la producción de Cine en España"- y ha resaltado que el cine ha tenido un comportamiento "modélico" con sus deudas a las entidades financieras.
Para el presidente de EGEDA, Enrique Cerezo, también vicepresidente de Audiovisual SGR, ha recordado que cada euro que pasa por esa entidad de capital riesgo se multiplica por doce.
De hecho, ha detallado que, en 2009, el 80 por ciento de las películas producidas en España precisaron de la garantía de la Sociedad de Garantías Recíprocas (SGR) y se movieron 200 millones de euros en inversión inducida.
A ese respecto, la directora de Negocio del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Rosario Casero, adelantó que habrá una nueva línea de financiación para cineastas de hasta 600.000 euros en inversión y el 50 por ciento de riesgos asumidos por el ICO, mientras la SGR se haga cargo del 50 por ciento restante.