Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iker Casillas desmiente que se vaya a mudar a Miami con Sara Carbonero

A principios de semana saltaba el rumor. La revista Semana aseguraba que Iker Casillas se mudaría junto a Sara Carbonero y sus hijos a Miami, donde habría sido fichado por el equipo de fútbol de David Beckham. En un vídeo en el que comenta la actualidad futbolística tanta nacional como internacional, Casillas desmiente los planes de irse a Miami.

Desde que la familia Casillas Carbonero se mudara a Oporto, mucho se ha especulado sobre su situación en la ciudad portuguesa, así como de la situación laboral del portero en el club Porto F.C. Algunos aseguraban que no habían sido bien acogidos por el país vecino y que incluso Sara habría sido increpada por seguidores del equipo en plena calle. Pero la pareja siempre se han apresurado a afirmar que se encuentran como en casa al otro lado de la frontera.
Este miércoles los rumores iban más allá y la revista Semana aseguraba que la feliz pareja planeaba abandonar Portugal y poner rumbo a EEUU con su hijo Martín y el otro pequeño que nacerá en breve. En un vídeo compartido en su Facebook, Casillas comenta la actualidad futbolística y felicita al Real Madrid por estar en la final de la Champions.
En el citado vídeo, comenta también la situación de su actual club y su propia situación personal, afirmando que un amigo le preguntó si se iba a ir a Miami y él respondió: "Evidentemente no".
"Estoy encantado aquí y me han acogido francamente bien", continúa sobre su situación actual en Oporto, donde planea quedarse al menos hasta 2018, cuando termina su contrato con el club. Además, recientemente la pareja ha estado mirando guarderías para que Martín, de dos años. Se habrían decantado por una guardería internacional en la que los niños se forman en inglés y portugués, con una cuota mensual de 500 euros.