Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Infanta Elena y Carlos García Revenga, juntos en la fiesta del 4 de julio

Como viene siendo habitual año tras año la Embajada Americana organizó una fiesta por todo lo alto con motivo de la festividad del 4 de julio en la que se conmemora la Independencia de Estados Unidos. En esta ocasión entre los rostros conocidos que se dieron cita en la celebración pudimos ver a la Infanta Elena que estuvo muy bien acompañada por Carlos García Revenga.
LA INFANTA ELENA, UNA INVITADA MÁS EN LA CELEBRACIÓN DEL 4 DE JULIO
Tanto la hermana del rey Felipe como el que fuera secretario de la Casa Real volvieron a demostrar públicamente una vez más que tiene una relación de lo más cercana y es que ambos compartieron confidencias durante toda la celebración. Tras escuchar el himno de España y el de Estados Unidos como símbolo de unidad, la Infanta Elena disfrutó de la celebración como una invitada más.
A pesar de su discreción ante los medios, Carlos es un habitual en las reuniones de la alta sociedad española y es que hasta hace algunos meses no se había pronunciado acerca de la sentencia del Caso Nóos.
"No me considero un tonto útil, pero sí un poco tonto. Me asombra la facilidad con la que la gente se atreve a aseverar cosas sobre la justicia o injusticia de una condena. Nos estamos saltando continuamente el estado de derecho. Se buscan continuamente conductas ejemplares. Y no seré yo quien defienda por ejemplo a Isabel Pantoja, pero también me molesta mucho que comparen a la infanta Cristina con ella porque está demostrado que en ningún momento ha manejado gastos más allá de la tarjeta, no ha tenido movimientos de dinero ni lo ha blanqueado", sentenciaba en una entrevista en el programa de Isabel Gemio.
"Yo no me atrevo a juzgar, pero luego*hay cosas que me chirrían. Como el asunto de la prevaricación. Prevarica el que es funcionario porque tiene la capacidad de dar el dinero", proseguía Revenga, que explicó que entró a formar parte del Instituto Nóos porque ya era secretario en otras fundaciones, alguna de ellas con Jaime de Marichalar.
A pesar de la denuncia que le interpuso a la Casa Real por los 23 años que había estado trabajando para el Rey Juan Carlos, lo cierto es que Revenga mantiene una muy buena relación con la Infanta Elena con la que aprovechar para encontrarse siempre que puede.