Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isaac Rosa salta al cómic para ficcionar los desahucios: "Nos hemos insensibilizado, como con los refugiados"

El escritor Isaac Rosa salta al género del cómic con 'Aquí vivió. Historia de un desahucio' (Nube de Tinta), un trabajo que cuenta con las ilustraciones de Cristina Bueno y con el que el autor reconoce haber buscado "una manera diferente" de narrar "una historia a la que ya se ha acostumbrado la gente".
"No sé si el cómic es una mejor manera para contar estas historias de desahucios, pero desde luego es diferente y supone otra forma de mirar. Tengo la sensación de que nos hemos acostumbrado tanto a las fotos o reportajes que vemos en televisión que nos insensibiliza, como ocurre con los refugiados", ha explicado en una entrevista con Europa Press el escritor.
Rosa ha calificado este salto al cómic como "una experiencia totalmente nueva y algo temeraria". El autor de 'El vano ayer' reconoce las dificultades de haber trabajado "con un lenguaje diferente" al de una novela y que le ha obligado "a pensar de otra manera", dibujando casi al mismo tiempo que las escribía para ayudarse.
"El libro es un cruce entre lo que yo quería hacer y lo que quería hacer la editorial --que ha apostado por un sello nuevo de novela gráfica con mirada social, Nube de Tinta--. Mi idea era escribir sobre la ficción de desahucios, porque ya había escrito artículos e incluso un par de cuentos, pero deseaba cambiar de lenguaje. Desde el principio hablamos de los desahucios", ha reconocido.
'Aquí vivió' cuenta la historia de Alicia, una joven que inicia una nueva vida cuando se muda de casa debido a la separación de sus padres. El encuentro fortuito con un diario llevará a la joven a acabar participando de movimientos antidesahucios y descubrir una realidad que le había estado oculta.
Cuando Rosa contaba con el guión, la editorial inició la búsqueda de una ilustradora, que terminó con la selección de Cristina Bueno. "Cuando leí la historia que había escrito Isaac, me enamoré de ella. Además, ya había trabajado con los guiones de otros autores y no ha sido difícil, estaba todo bien explicado aunque he contado con libertad", ha apuntado la dibujante.
El cómic tiene unas ilustraciones que mezclan colores azules y verdes en tonos muy ligeros con el blanco y negro cuando se habla del pasado. "Buscábamos un tipo de dibujo más suavizado, no tan oscuro ni dramático y que no se identificara directamente con los desahucios", ha asegurado Rosa.
"ME CAMBIÓ POR DENTRO"
Durante el proceso de documentación, los autores llegaron a acudir a varias asambleas de plataformas antidesahucios. "Ir a una de estas asambleas me cambió por dentro. Sinceramente, no he tenido una relación directa con nadie de mi entorno que haya tenido que afrontar este problema e incluso llegas a pensar que ya no existía", ha confesado Bueno.
Para Rosa, resulta "extraño" que en España no se haya abordado todavía de manura profusa en ficción este tema. "Me resulta difícil que, en un país con una grave crisis como la que ha pasado España, tenga un número tan bajo de ficciones sobre los desahucios, cuando es una historia con unas posibilidades narrativas tan grandes. Sinceramente, como este libro ha tardado un año en salir, pensaba que coincidiría con varios libros parecidos, pero no ha sido así", ha lamentado.
ADA COLAU Y LOS DESAHUCIOS
A pesar de que la obra abre el enfoque sobre los culpables de los desahucios, el escritor ha insistido en "no generalizar". "No todos tienen las mismas responsabilidades: aunque haya responsabilidad como sociedad, no todos han tenido las mismas oportunidades para impedirlos ni han facilitado mecanismos que los hacían tan sencillos de ejecutar", ha aseverado.
Preguntado sobre el acceso a los ayuntamientos de personas como Ada Colau, identificadas con el activismo antidesahucios, supone una buena noticia para Rosa. "Es verdad que ha habido choques muy directos con plataformas, pero el hecho de que alguien como Colau, que estuvo metida en la PAH, sea nada menos que alcaldesa de Barcelona, da medida de los cambios enormes que se han dado en poco tiempo", ha concluido.