Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

James Conlon y Leo Nucci regresan al Teatro Real con la versión en concierto de 'Luisa Miller', de Verdi

El director estadounidense James Conlon y el barítono italiano Leo Nucci regresan al Teatro Real de Madrid con la versión en concierto de la ópera 'Luisa Miller', de Giuseppe Verdi (1813-1901), que acogerá el coliseo madrileño en dos únicas funciones los próximos días 23 y 26 de abril.
Conlon, que en 2014 llevó a escena en el Teatro Real la ópera del maestro italiano 'I vespri siciliani', ha manifestado este jueves durante un encuentro con los medios que en 'Luisa Miller', basada en la pieza teatral 'Kabale und Liebe' ('Intriga y amor') de Friedrich von Schiller, se observa la capacidad de Verdi para dotar de "profundidad" a la obra.
El director del Teatro Real, Joan Matabosch, ha señalado que esta pieza es "excepcional" desde el punto de vista musical, puesto que en ella se ve toda la trayectoria de Verdi.
Junto a Nucci, completan el trío protagonista dos cantantes que debutarán en el Teatro Real: la soprano croata Lana Kos (Luisa Miller) y el tenor italiano Vincenzo Costanzo, Rodolfo. A su lado actuarán los bajos Dmitry Belosselskiy (Conde de Walter) y John Relyea (Wurm), y las mezzosopranos españolas María José Montiel (Federica) y Marina Rodríguez-Cusí (Laura).
Para Leo Nucci, de 74 años, la interpretación de esta obra supone encarnar de nuevo a uno de los afligidos padres verdianos: después de meterse en la piel de Giorgio Germont, padre de Alfredo en 'La traviata' (2015) y de sus interpretaciones de Rigoletto (2009 y 2015), el padre de Gilda en la ópera del mismo nombre.
Nucci se convierte ahora el bondadoso padre de Luisa Miller, que tendrá que vivir una vez más la muerte de su hija, víctima ingenua de luchas políticas, clasistas y personales, ajenas a sus sentimientos.
En palabras del barítono, la dramaturgia de esta obra se basa en un hombre de campo que fue un soldado, aunque con una visión moderna, y un hombre de poder con una visión completamente diferente, que obliga a su hijo a casarse con la prima para tomar el poder.
Tal y como ha indicado, la "modernidad" de la obra es un elemento "importantísimo" de la obra: "El poder impuesto, el amor impuesto para tomar poder y el amor que ha de ser libre".
"VIDA DE SACRIFICIO"
El barítono coincide con Conlon en el aspecto psicológico que apela a la humanidad en esta obra y recuerda las palabras que pronunció Verdi en su búsqueda de intérpretes para llevarla a escena: "No quiero cantantes con buena voz, sino cantantes que sepan lo que es la vida".
U
Preguntado por su trayectoria artística y por su profesión, así como por su capacidad para mantener "fresco" este papel, Nucci ha señalado que su oficio exige una "disciplina total y absoluta", así como una "vida de sacrificio". "Presentarte ante el público no basta", ha dicho.
En este sentido, ha hecho referencia a las palabras que la Reina Sofía le dedicó el pasado mes de diciembre, tras la puesta en escena de 'Rigoletto', cuya interpretación, según las palabras de la monarca, la hicieron llorar "toda la noche". "Transmitimos emoción y somos responsables de eso", ha señalado Nucci.