Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jodie Foster: "Siento que es mi momento para la dirección y quiero centrarme en ello"

Jodie Foster visita España para presentar Money Monster, su cuarto trabajo como directora, un largometraje protagonizado por George Clooney, Julia Roberts y Jack O'Connell que se podrá ver en los cines a partir del próximo viernes veinte de mayo. Decidida a remover conciencias, la actriz aborda las repercusiones de la última crisis en su último filme, una película optimista en la que combina con maestría la acción, el humor y la emotividad. Recién llegada del Festival de Cannes y tras inaugurar su propia estrella en el paseo de la fama, la estadounidense aterriza en Madrid para recibirnos con su mejor sonrisa y confesar que el parque del Retiro es su lugar favorito de la capital.
CHANCE: Entre los temas que abarca la película está la crisis económica y su tratamiento en los medios de comunicación, ¿cuál es tu opinión sobre estos medios de comunicación?
Jodie Foster: La película es fiel a la realidad de nuestro país, en Estados Unidos tenemos muchos programas así, programas informativos en los que más que se informar se entretiene. Muchos hablan de muchas cosas y se centran en el sistema financiero y realmente es una mezcla muy extraña y muy peligrosa porque cuando unes en este tipo de periodismo con la tecnología y las finanzas, obtienes algo realmente explosivo.
CH: ¿Por qué quisiste rodar Money Monster?
J.F: Hemos elegido este tema porque a partir de la crisis, por culpa de la rabia que sintieron muchas personas y las injusticias que padecieron, muchas personas abrieron por primera vez los ojos, tomaron consciencia de en qué consiste el sistema financiero. Las crisis han existido siempre y existirán, pero cada vez irán a más por la tecnología y se irán acentuando por el carácter global de la economía.
CH: ¿Eres una persona idealista?
J.F: Sí, lo soy. Creo en la humanidad, de hecho mis películas son muy humanistas y creo que esta película habla de ese potencial que tenemos las personas. Podemos evolucionar, ir a mejor en lugar de ir a peor, a pesar de que hay momentos de cinismo en la película el personaje de George Clooney encarna esa posibilidad de mejorar. Empieza siendo un personaje vano, superficial, egoísta y realmente es un periodista que ha perdido su camino y se vuelve a encontrar como periodista y como ser humano.
CH: Aparecen escenarios en distintos países para dejar de manifiesto esa manera tan difusa que tiene el dinero de moverse hoy día...
J.F: Cuando vemos tantos escenarios nos damos cuenta de que el sistema ha abusado de la tecnología. El rostro amable de la tecnología es que es muy democrática, personas en diferentes puntos del mundo pueden unir fuerzas para derrocar la corrupción y creo que ese frente común es lo emocionante de la película.
CH: La película recuerda a Network de Lumet, habla de como se utiliza la televisión casi para cualquier cosa, ¿dónde están los límites?
J.F: Por supuesto que fue una referencia, es una de mis películas favoritas. Entonces era una sátira, nadie podía pensar en ello como una realidad, ahora sí.
CH: La mayoría de la película tiene lugar dentro de un plató, ¿ha sido fácil rodar en espacios tan pequeños?
J.F: Técnicamente ha sido una película muy difícil, nos hemos enfrentado a muchos obstáculos para conseguir ese tempo vertiginoso. Queríamos reflejar también los tiempos que marca la tecnología, todo es muy acelerado y las cosas ocurren en paralelo, un suceso incluye sobre muchas personas y en muchos lugares. Además transcurre en tiempo real. El contraste es casi una historia teatral con dos personajes sobre las tablas que a la vez abren sus vidas y cuentan detalles muy personales. En la sala de control era muy complicado rodar porque es un espacio muy reducido y teníamos que tenerlo todo muy planificado antes de empezar para que funcionara.
CH: ¿Te duele que te pregunten una y otra vez sobre el papel de la mujer en la industria del cine?
J.F: No, me gusta que se genere debate en torno al tema de las mujeres directoras porque en los últimos 50 años, que son los que llevo que yo en esta industria no ha sido así, no se ha comentado nada, simplemente no había mujeres y punto. A veces te encontrabas una maquilladora o una mujer supervisando el guión, nada más. Poco a poco empezaron a entrar en los perfiles más técnicos de la profesión, pero incluso en la actualidad no se ven en las grandes producciones de Hollywood mujeres al frente de estas superproducciones. No es que me canse ni me duela este debate pero sí creo que se hacen preguntas muy simples sobre una cuestión que es muy complicada. Efectivamente las mujeres cuando estamos al frente de las cosas somos diferentes, hacemos las cosas de otra forma. Las mujeres tenemos otra forma de liderar.
CH: ¿Qué te aporta la dirección?
J.F: Lo que me ha aportado la dirección es una forma de expresarme, no sólo física y emocionalmente, sobre todo intelectualmente, y eso es algo que importa mucho y que valoro, el poder tener y controlar la voz y la visión, que todos los actos tengan mi firma.
CH: ¿Quieres seguir por ese camino?
J.F: Jamás pensé que fuera posible, siempre quise hacerlo, desde los seis años, fue mi pasión. A los 27 años tuve la oportunidad de dirigir por primera vez y en 25 años he dirigido cuatro, no son muchas por lo tanto quiero centrarme de lleno en la dirección. Siento que es mi momento para hacerlo. Aún así, también quiero seguir actuando de cuando en cuando
CH: Se han cumplido 40 años del triunfo de Taxi driver, ¿sigue siendo fácil sacar adelante proyectos con aliento crítico?
J.F: Los años sesenta del cine americano fueron una época dorada, hubo grandes películas y grandes directores, me siento muy orgullosa de haber formado parte de aquello. Espero que sea posible seguir aspirando a esa creatividad pero también es importante saber evolucionar y cambiar con los tiempos, ahora mismo la narrativa más interesante se está dando en la televisión de pago. A mi en ese sentido me da igual, cualquier oportunidad para dirigir me parece bienvenida, lo importante es buscar la voz propia y si la oportunidad de hacerlo está en la televisión, bienvenida sea.
CH: ¿Por qué pensó en George Clooney y Julia Roberts?
J.F: Pasamos dos años y medio trabajando en el guión, queríamos trabajar mucho los personajes, que fueran deseable por un actor. Decidimos rechazar financiación para esta etapa y cuando George dijo sí ya todo fue sobre ruedas, le pedí que hablara con Julia y aceptó. A partir de ahí cada uno desplegó su magia, tienen una química entre ellos dos que no se puede explicar. No he intervenido mucho como directora en este proceso, les preparo explicándoles lo que quiero y lo que voy buscando pero cuando digo acción les dejo volar.
CH: La película apunta a que somos tanto parte del problema como de la solución, ¿Qué se puede hacer?
J.F: Es la pregunta que queda en el aire en la película, ¿cambiar o seguir haciendo lo mismo que hemos hecho hasta ahora?. Vamos a hacer un arte que refleje los problemas y las emociones de las personas o seguiremos siendo parte de un sistema que se limita a manipular. Todos tenemos la responsabilidad de preguntarnos a nosotros mismos en nuestro día a día y en nuestro trabajo, si vamos a ser responsables o vamos a dejar las cosas pasar.
CH: ¿Ha venido a Madrid de vacaciones?
J.F: Sí, me gusta mucho la ciudad, el parque del Retiro es uno de mis lugares favorito y entiendo algo de español pero no lo hablo.