Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Johnny Depp gastó 7.000 dólares en un sillón de las Kardashian para su hija

La batalla legal entre el actor Johnny Depp y los antiguos responsables de sus finanzas, The Management Group (TMG), se dirime en sala judicial desde hace unos días, donde habrían revelado nuevos datos sobre la vida de despilfarro que ha mantenido la estrella cinematográfica durante años.
Según los ex administradores de la estrella de Piratas del Caribe este invirtió 500.000 dólares en el alquiler de un almacén, donde guardaría varios objetos de bastante valor, como una colección de bolsos, valorada en unos 17.000 dólares, y un sofá, de 7.000 dólares, que le habría regalado a su hija, la actriz y modelo Lily-Rose. La pieza de decoración tiene de especial que se trata de uno de los muebles que aparecen en el reality Keeping Up With Kardashians.
Adam Waldman, abogado de la estrella cinematográfica de 53 años, calificó la revelación de estos datos como un acto desesperado de sus antiguos administrados, que no evitará que paguen por las consecuencias de una administración nefasta de las finanzas de su representado.
Aunque Depp pagó millones por la tarjeta de crédito de TMG lo largo de los años, la empresa afirma que dejó de hacer pagos después de que saltara la noticia de su desencuentro con sus antiguos gestores en marzo de 2016. Por lo tanto, la empresa denuncia que se ha visto obligada a pagar alrededor de 55.000 dólares que quedaban pendientes en la tarjeta.
TMG abrió una tarjeta de crédito a nombre de The Mandel Company para poder afrontar los caprichos de la estrella cinematográfica y mantener esos gastos dentro de la vida privada de su cliente. Los documentos presentados en sede judicial señalan siete titulares de la tarjeta, la mayoría no son empleados de la empresa, sino personas autorizadas a realizar uso de la tarjeta sin límite de gasto.
TMG presentaba una larga lista de desembolsos millonarios, como los más de 60.000 dólares en gastos médicos no cubiertos; un millón de dólares relacionados con su isla en las Bahamas; 123.000 dólares para detalles de su boda con Amber Heard en 2015; 9.500 más para el material necesario para un safari; 17.000 en bolsos y equipaje de Prada; 7.000 en trajes y pañuelos de Tom Ford; y la misma cantidad en un sofá de las Kardashian.