Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordi Mollà: "Siempre creo que no voy a ser capaz"

A Jordi Mollà no se le ha subido la fama a la cabeza y destierra de su vocabulario las etiquetas de vencedor. Para el protagonista de 'El Cónsul de Sodoma', actuar sigue siendo una aventura, que lo pone nervioso y en la que "siempre piensa que no voy a ser capaz". Así lo ha revelado en la charla digital que ha mantenido con los lectores de Informativos Telecinco.
El actor catalán ha explicado las complejidades de meterse en la piel del poeta homosexual, un personaje que se le metió tan dentro que ha llegado el momento de parar.
 "No sé si alguna vez un personaje me había llegado tan hondo y no sé si me gusta eso. De hecho creo que tengo que empezar mal me pese a despedirme".
A Jordi Mollà, la clasificación de la película, para mayores de 13 años, le parece razonable, porque "un padre no lleva a su hijo a ver esta película, basicamente porque se va a aburrir, porque no es una película para niños".
Sin embargo sobre las críticas de la familia de Gil de Biedma al demasiado acento que se hace en la vida amorosa del poeta, el actor defiende la elección del director , porque "explicar la vida entera de una persona es muy difícil. Se ha sabido explicar muy bien lo que se quería, por lo difícil de "explicar a Jaime sin explicar su intimidad", que sería "una mentira. En la intimidad de una habitación, en el tú a tú, él era mucho".
Mollá aparece en muchos de sus personajes como el típico malote, así lo pintan en la mayoría de las películas. Sin embargo, lo desmiente:  "De villano tengo bien poco. Son inercias, son órdenes de los directores... Es divertido hacer de villano pero no soy uno de ellos".
Aunque, ha admitido que cuando hizo de José Amedo Fouce en Gal experimentó una cierta simpatía por "el sentido de libertad de uno que va por la vida a 800 por hora y que no le importa nada de lo que pasa a su alrededor. Encontré una satisfacción cuando no tienes esa responsabilidad. Sentía más aire en los pulmones".
Mollà ha confesado su miedo escénico, ese que le ha imposibilitado hacer teatro. "No supero el miedo al público en directo, me colapso. A directores muy buenos de teatro les he dicho siempre la misma respuesta por ello. Puede llegar un momento en el que diga que sí, y, en ese caso, me vería en una cosa pequeña y bien definida".
Dijo 'No' a un personaje en la serie Perdidos y no se arrepiente
Jordi Mollà ha rechazado un personaje en la famosa serie televisiva 'Lost', porque "tirarme siete meses en Hawai haciendo lo mismo.. me pesa ese tipo de maratón. Si se hubiera rodado en algún sitio donde yo pudiera moverme en caso de no rodar al lo mejor sí... Voy con mucho ciudado. Lost es una serie maravillosa pero fue una decisión durísima para mí. Además, todo el mundo quería que lo hiciera y eso pesaba... Sólo una persona lo comprendió. De momento no me arrepiento de haber dicho que no".
Sobre su trabajo en Hollywood y la posibilidad de ganar un Oscar, el actor critica esta manera de sobredimensionar a los que vencen. "Vivimos en una sociedad en la que está mediatizado el triunfo.
Me gustaría ganarlo para tener el crédito para hacer lo que quisiera, pero creo que yo ya estoy ganando y llevo mucho tiempo haciéndolo. No me puedo creer dónde estoy. El mundo da muchas vueltas y hay veces que quien gana un Óscar luego está abajo... Hay que tener cuidado con las listas y con el triunfo".