Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juan Genovés, autor de 'El Abrazo', lamenta el uso partidista de su cuadro en el Congreso

Quiere ceder los derechos del cuadro a Amnistía Internacional y que se quede en el Congreso, tras 40 años en el almacén del Reina Sofía
MADRID, xxx para SSantaxxxxx(EUROPA PRESS)
El artista valenciano y autor de 'El Abrazo' (1976), Juan Genovés, cree que diversos partidos políticos están haciendo un uso partidista de su cuadro, quizá su obra más emblemática, desde que se colgara en las paredes del Congreso de los Diputados el pasado 7 de enero, al utilizarlo como fondo para comparecer ante los medios de comunicación.
"Sí, creo que sí, pero ¿qué le vamos a hacer? También, y sobre todo, la pintura es subjetiva. Ella estaba ahí, muda. Al final ella estará ahí quieta, nos sobrevivirá y su imagen no cambiará. Al ritmo que llevamos estos días a lo mejor se pone de moda y cuando se case la gente puede hacerse debajo del cuadro la foto de novios. Todo es posible", bromea el artista valenciano en una entrevista con Europa Press.
Durante la pasada legislatura fueron los diputados de IU los que hicieron la propuesta de llevar el cuadro a la Cámara Baja, tras permanecer alojado más de 40 años en los almacenes del Reina Sofía.
Así, en 2012, con motivo del 35 aniversario de los asesinatos de abogados en la calle Atocha, el portavoz de IU en el Congreso y secretario general del PCE, José Luis Centella, denunció que era una "vergüenza para la democracia" que el Reina Sofía tuviera el cuadro encerrado en sus sótanos. Entonces, la Mesa de la Cámara atendió la iniciativa en octubre, poco antes de la disolución de las Cortes, y en noviembre el Patronato del Reina dio el visto bueno.
SÍMBOLO PICTÓRICO DE LA TRANSICIÓN
Considerado uno de los símbolos pictóricos de la Transición, esta pintura recoge la imagen de varias personas de espaldas y de color marrón, sobre un fondo blanco, dándose un abrazo. Es también la base el monumento en memoria de los abogados laboralistas asesinados en Atocha en 1977. El propio Juan Genovés destaca que la idea del mismo radica en la reconciliación de los españoles.
"La pintura no está hecha para decorar las paredes. Está hecha para la reflexión, para el pensamiento, para convivir con la sociedad, para dialogar junto con las otras artes, con los problemas sociales, para ver lo que no imaginamos, ¡para tantas cosas! También para la lucha por cambiar y para la sociedad en sentido de progreso, para acompañar ese cambio", advierte el polifacético artista.
"EN CIERTA MANERA" TAMBIÉN REFLEJA LA ACTUALIDAD
Preguntado por si 'El Abrazo' serviría también para representar la actual situación de la política en España, o bien si lo pintaría de otra manera, Genovés señala que, "en cierta manera" sí escenificaría la actual situación política de España como se está viendo, aunque ésta sea "muy distinta" de cuando lo pintó.
La obra ha sido cedida por el Museo Reina Sofía durante tres años y se ha ubicado en el Vestíbulo del edificio del número 36 de la Carrera de San Jerónimo.
Se encuentra junto a las representaciones de los Reyes de España, los bustos de los presidentes de la Segunda República Manuel Azaña y Niceto Alcalá Zamora, y el de la precursora del voto femenino en España, Clara Campoamor.
Juan Genovés no se atreve a opinar concretamente sobre el sitio donde se ha ubicado la pintura. Para él ya es suficiente con que se encuentre en las paredes de la Cámara Baja, según dice, después de los 40 años que ha pasado "en la oscuridad" del almacén del Reina Sofía.
"Creo que su sitio está en el Congreso. El cuadro fue vendido al Estado español cuando aún no existía el Museo Reina Sofía y es más lógico que pertenezca al Patrimonio español. La fórmula oportunista que se ha buscado me parece bastante absurda. ¿Se pretende acaso que dentro de unos años vuelva al Reina Sofía para meterlo en el almacén otra vez?", se pregunta.
En cuanto a la ubicación concreta, asegura que le han informado de que "se va a cambiar el circuito de visitas", ya que actualmente cuando se celebran las jornadas de Puertas Abiertas del Congreso los visitantes no pueden acceder al cuadro, y además se está gestionando publicar un cartel de la pintura para su venta.
PINTOR DE "MULTITUDES" ANTES QUE "DEL ABRAZO"
El valenciano destaca también que lleva pintadas "alrededor de tres mil obras" en larga trayectoria como pintor --sin contar los trabajos sobre papel, dibujos o grabados--, y reconoce que le abruma en cierta manera que le denominen como "el pintor de 'El Abrazo'". "Lo encuentro exagerado. Quizá sería más adecuado, como también se me conoce, como 'el pintor de multitudes'. Quién sabe por qué. Mi propia opinión es la que más veces me engaña", confiesa.
En todo caso, subraya que se trata de "una de sus pinturas más buscadas" y que le llevó varios años finiquitar, debido principalmente a su "instinto demasiado obsesivo" al perseguir sus temas.
"Los que vivimos activamente la resistencia a la dictadura teníamos un solo tema: la reconciliación de los españoles. En aquel tiempo andaba detrás y perseguía un símbolo plástico que encarnaba ese deseo. Cerca de mi casa se encuentra un colegio. Cierto día vi a los chavales abrazados llenos de alegría. Algo les había salido bien en sus juegos. ¡Un abrazo! Estaba ahí el tema, pero un abrazo de hombres y mujeres desvirtuaba el sentido. Esto fue un gran problema que resolví con la mujer a la derecha del cuadro abrazando el espacio, encarada al futuro", reconoce el pintor valenciano.
Aunque es otro tema, y está en trámite legal, 'el Genovés' aprovecha el cierre de la entrevista para confesar que le gustaría ceder los derechos de autor de 'El abrazo' a Amnistía Internacional de España.
"Siempre dije que este cuadro, aunque, claro está, lo he pintado yo, pertenece a todas las personas demócratas que lo han hecho suyo. A mi me chirriaba un poco que, aunque me pertenecen legalmente los derechos de autor, me los quedara yo. Y, como al antiguo cantante, me preocupa cómo suenan los ejes de mi carreta durante mi viaje por la vida", sentencia en la entrevista con Europa Press.