Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laura Restrepo novela el 'Pecado' de El Bosco: "Europa ya está sintiendo la pisada de la violencia"

Laura Restrepo se inspira en 'El Jardín de las delicias' para su nueva novela 'Pecado' (Alfaguara), un descenso a los 'bajos instintos' de la sociedad a través de diversos relatos, que refleja algunos de los problemas actuales, como el de la violencia, que la escritora entiende ya está muy presente en Europa.
"Hoy en día es difícil que con las barbaridades que han pasado en el mundo la violencia no esté presente en todos los lados, más aún viniendo de América Latina, donde hay un pasado detrás. Pero Europa ya está sintiendo las pisadas", ha señalado en una entrevista con Europa Press la autora, quien ha aludido en especial a la acogida de refugiados provenientes "del horror".
En este sentido, Restrepo ha defendido la labor de la escritura a la hora de abordar estos conflictos violentos, gracias a "su poder exorcizador". "Cuando una cosa está bien escrita es una especie de filtro que depura la violencia, una oposición a ella", ha aseverado.
En su caso, sus libros --como ocurre con 'Pecado'-- suelen estar bañados en esos ambientes violentos, algo que a veces "sorprende". "Es uno de los problemas del mercado, te etiquetan como mujer, latina, que escribe novela...y ya no se puede salir de ahí. Cuando me dieron el premio Alfaguara (2004), que era con pseudónimo, la gran sorpresa es que una mujer había escrito sobre violencia", ha recordado.
'Pecado' tiene ocho relatos diferentes: por sus páginas desfilan un ejecutivo que prueba por primera vez el adulterio, una joven que cuenta un incesto desde su punto de vista o una descuartizadora que parece desconocer por qué está entre rejas, entre otros.
En todas las historias está presente de una forma u otra la obra de 'El Bosco', tríptico pintado a principios del siglo XVI y que "obsesionó desde niña" a Restrepo. "Siempre que venía a Madrid iba a verlo, parecía un manicomio y no comprendía nada de lo que estaba pasando", ha resaltado.
"En ese segundo panel es donde reside el centro de la obra, te hace preguntarte ¿por qué es tan malo comer esa fruta? A mi nunca me ha quedado claro, y creo que lo que ahí se está castigando tiene que ver, además de con eso tan evidente de la relación entre placer y castigo, con la desobediencia. No se puede romper la regla", ha indicado.
'PECADO' NO JUZGA
Restrepo, que participará en unas jornadas en el Museo del Prado en torno a esta obra en el 'año Bosco', también ha aludido a "la ética religiosa" que ha sobrevolado sobre el pecado durante siglos, y que se encuentra asimismo en el tríptico. "La religión se centró tanto en el pecado del sexo que otros se colaron por detrás", ha ironizado.
En 'Pecado', la autora renuncia a juzgar moralmente a sus personajes, dejando una cierta ambigüedad a la hora de valorar sus actos. "No podía tener más claridad moral que ellos, dentro de esa perplejidad que hay, se trataba de seguir al personaje vinculado al mal y los altibajos que pasa, pero es necesario que el lector saque sus conclusiones", ha añadido.
COLOMBIA, COMO UNA PELÍCULA DE TARANTINO
Durante diez años, Restrepo fue negociadora en el proceso de paz en una Colombia "hiperviolenta, que parecía una película de Tarantino". La situación actual con el presidente Juan Manuel Santos ha supuesto para la escritora "una mejor situación" que con su predecesor Uribe, aunque alerta de que "aún sigue habiendo una fuerte violencia paramilitar".
"En cualquier caso, la violencia no ha sido solo un problema colombiano, simplemente se colocó en el centro neurálgico con esa lucha contra la droga como ha ocurrido con Siria hoy en día, por ejemplo. A Colombia le tocó ser uno de los puntos candentes y no habrá una solución hasta que no sea global", ha concluido.