Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laura Sánchez y Aitor Ocio se vuelven a ver a la cara en los juzgados luchando por custodia de su hija

La modelo Laura Sánchez se encuentra viviendo un momento muy especial. Su relación con el cantante David Ascanio marcha a las mil maravillas, y su participación en el programa ¡A bailar! le está acarreando muchos momentos muy divertidos. Pero no todo es perfecto en la vida de Laura, la lucha que mantiene con su ex Aitor Ocio por la custodia de su hija Naia, la lleva a vivir entre Madrid y Bilbao.
Laura Sánchez y el futbolista Aitor Ocio comenzaron su relación en el 2004, un auténtico flechazo que en el 2006 se colmó de felicidad con el nacimiento de la hija de ambos, Naia. Pero esta relación idílica acabó rompiéndose por completo solo tres años después de la llegada de Naia. Tras la separación, Aitor se hizo cargo de la custodia de la pequeña y se trasladó a vivir a Bilbao, ciudad donde reside.
Desde entonces Laura Sánchez se traslada todos los fines de semana para estar el máximo tiempo con su hija- la modelo tiene derecho a visita durante todos los fines de semana del mes- incluso se ha comprado una casita en la ciudad para poder estar más cómoda con Naia. Esta batalla ha tenido varios procesos judiciales, que todavía no han cesado.
En el mismo ¡A bailar! Laura enseñaba orgullosa su casa en Bilbao mientras Lola la visitaba para practicar su próxima actuación. La modelo afirmó que tiene que pasar la mitad del mes en Bilbao. Laura tiene el deseo de conseguir la custodia de Naia y poder traérsela a vivir a Madrid con ella. Por ese motivo ayer pudimos verla a ella y a su pareja, David Ascanio, en los juzgados de la ciudad vasca pidiendo la custodia de la pequeña.
Por su parte, el jugador Aitor Ocio desea poder disfrutar de un fin de semana más al mes para estar con Naia. Una situación triste para ambos, que solo buscan poder disfrutar el máximo tiempo con su hija.