Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis Ramiro: "Los cantautores somos los verdaderos indies"

Luis Ramiro se encuentra inmerso en la gira de presentación de su quinto y último álbum, 'Magia', un disco que califica como "redondo y más maduro" ya que, como señala en una entrevista a Europa Press, "ha marcado un punto de inflexión". Ramiro también repasa la situación del panorama musical actual, en el que, a su juicio, los cantautores se han convertido "en los verdaderos indies".
En el caso de 'Magia', grabado en Arcadia Music de la mano del productor Pablo Cebrián, responsable de los últimos trabajos de Sergio Dalma y Manuel Carrasco, y mezclado por el ganador de tres premios Grammy, Oscar Vinader, se compone de once canciones, "algunas de las cuales no son nada comerciales y no se podrían radiar nunca en una emisora comercial, aunque hay otras que sí", como reconoce Ramiro.
"Tengo la impresión de haber dado un paso más. No sabía qué iba a pasar con este disco pero sabía que tenía que ser diferente, se ha hecho con más calma, teniendo en cuenta cada detalle, y la verdad que ha marcado un punto de inflexión", relata.
En cualquier caso, afirma que en 'Magia' sus fans "van a encontrar al Luis de siempre pero también más maduro, tanto por la edad como por tener las cosas más claras". "No es alguien diferente sino una versión mejorada", bromea, mientras que espera que aquellos que aún no le conocen le puedan descubrir a raíz de este disco y "engancharse" a su música.
Sobre su trayectoria musical, Ramiro lamenta la existencia de "mucho prejuicio con la etiqueta de cantautor". "Yo vivo de la música y tengo mis seguidores aunque siempre quieres llegar a más gente", prosigue. En este punto, lamenta que las compañías discográficas "apenas apuesten por gente y tampoco quieran arriesgar, al igual que las radios comerciales, en las que siempre se escucha lo mismo, mientras que en otros países se da más oportunidad al talento".
"Desgraciadamente, en España estamos como en un bucle donde sólo suenan los mismos y entrar es muy complicado. Hace 20 años era diferente pero ahora en las radios musicales es prácticamente imposible: hay que tener el apoyo de una multinacional y a veces ni eso. Es muy difícil", asegura.
El cantante madrileño precisa que no está en el lado comercial "pero tampoco en el indie". "Al llamarte Luis Ramiro, la gente se cree que estás en un taburete y no es así. Tengo mi banda y suena a rock. En realidad, los cantautores somos los verdaderos indies, el verdadero 'underground' esta ahí, en las salas", subraya.
Sobre la posibilidad de dar el salto al mundo anglosajón, Luis Ramiro descarta este cambio y expresa su "pena" por no poder a América Latina --continente en el que le conocen desde hace más de una década-- debido a la ansiedad que le genera viajar en avión. Asimismo, no descarta colaborar con otros cantantes aunque puntualiza que estas colaboraciones "surgen con gente a la que admiras y son cosas que van surgiendo".
LA POESIA, UN COMPLEMENTO
Además de su faceta como cantante, Luis Ramiro ha publicado dos libros de poemas: 'Te odio como nunca quise a nadie' (Noviembre poesía) y 'Rojo Chanel' (Aguilar Operaciones Editor), una afición que describe como "algo paralelo que complementa" con sus canciones.
Ramiro indica que él "ya escribía poesía antes de hacer canciones" y reconoce que "no imaginaba este fenómeno". "Me parece muy bonita esta faceta y me da mucha satisfacción", insiste, aunque precisa que no se considera un poeta pues esa etiqueta le "queda grande". Además, afirma que no contempla adentrarse en otros géneros, como la novela.
"Lo que pasa es que me gusta escribir. No sé si publicaré más aunque imagino que sí porque me gusta y me divierte. En cualquier caso, mi oficio es hacer canciones, ese es mi estado natural", apostilla.