Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madonna, polémica, en su peregrinación por Israel

Debería haber sido un motivo de celebración: Madonna y su novio Jesús Luz estaban de vuelta en Israel. Pero la "material girl' y el modelo brasileño no han tenido una acogida entusiasta en su viaje de una semana de peregrinación a Tierra Santa. En Israel, se fotografió con el primer ministro, Benjamin Netayahu, y con Tzipi Livni, líder de la oposición.
Según publica timesonline.com, también visitó la aldea israelí de Safed, donde se cree que está enterrado uno de los rabinos que fundó la Cábala. Sin embargo, su coqueteo con la política, su intromisión en la Cábala (que muchos rabinos no aprueban) y sus travesuras en los conciertos crean polémica de todos modos. 
Madonna, que terminó su gira mundial "Sticky and Sweet" en Tel Aviv esta semana, comenzó su concierto en la ciudad israelí con un recordatorio de su fe en la Cábala, el judaísmo místico, al pedir que se respetara el Sabbath en el trabajo de su puesta en escena.
Un rabino ortodoxo pidió "respeto" por la fe judía con el uso de prendas "más modestas" durante sus dos actuaciones, pero la petición cayó en oídos sordos, y en los conciertos Madonna se enfundó sus provocativos trajes habituales.
"Estaba increíble, especialmente para su edad, pero no es realmente lo que yo consideraría una "vestimenta típica de mujer judía", explicaba Rachel Homesh, una adolescente que asistió a uno de los conciertos. "Realmente no creo que deba cubrirse. No podría bailar. El momento en el que apareció más cubierta es cuando apareció con una bandera judía".
La decisión de mostrar la bandera con la Estrella de David al final del concierto (que le dio alguien del público), ha provocado la furia de los palestinos. Hania Bitar, director general de la Asociación de Jóvenes Palestinos para el Liderazgo y la activación de derechos, criticó a Madonna por no visitar los territorios ocupados.
La cantante, que ha adoptado el nombre judío de Esther, dijo a sus seguidores: "Cada vez que vengo aquí, me siento recargada de energía. Sinceramente, creo que Israel es el centro de energía del mundo. Y también creo que si todos podemos vivir juntos en armonía en este lugar, entonces podemos vivir en paz en todo el mundo".
"Madonna ha triunfado por ser provocativa. Supongo que no debería sorprenderse de que su viaje aquí sea polémico", señala Danny Yatom, de 23 años, que asistió al primer concierto de la artista. "Por eso nos interesa, ¿no?"